El relato del mejor amigo de Gerardo Rozín sobre su último encuentro, tres días antes de su muerte: «Recitamos juntos el…» – Revista Paparazzi

El relato del mejor amigo de Gerardo Rozín sobre su último encuentro, tres días antes de su muerte: "Recitamos juntos el..."

La despedida de Sietecase y Rozín
El periodista lo fue a visitar a su casa. Llevó un libro, pero no le leyó. Hablaron de fútbol, recitaron un tango y se dieron un beso.
TEVE
TEVE

Rosarino, canallón, periodista, investigador, incisivo, un poco rebelde, otro tanto bohemio, maestro apreciado y admirado por sus alumnos, amante de las buenas crónicas, las lecturas interesantes, la música piola, las comidas sabrosas y abundantes, los recovecos de su ciudad y el cine en todas sus facetas, Reynaldo Sietecase es muy parecido a Gerardo Rozín, solo que un poco más grande: le llevaba 10 años. Quizás por eso tenían una gran relación desde que se conocieron siendo purretes, y él era una especie de hermano mayor para el ex conductor de Morfi y tantos otros espacios televisivos.

Así como lo hizo cuando se juntaban en algún bar para ver a Rosario Central, el cuadro de sus amores y de sus desvelos, Sietecase acompañó a Rozín en el transito de su enfermedad. Supo lo que sucedía desde un primer momento y se bancó la parada con entereza y con cariño, aprovechando cada minuto juntos, valorando como diamante cada palabra dicha en esas charla. El martes 8 de marzo, tres días antes de la partida de Rozín, lo visitó por última vez, le dio el último beso y recitaron el último tango juntos. Justo justo el que dice "sus ojos se cerraron y el mundo sigue andando".

Sensibilizado todavía por la perdida de su gran amigo, Sietecase contó con detalles muy movilizantes como fue esa "despedida", aunque en realidad él nunca supo que esa sería la conversación final. Después de que se fue, Rozín se durmió hasta que el viernes se dio a conocer la triste y dolorosa noticia de su fallecimiento. Para Sietecase, el "Pasaje Pan" de Rosario, aquel en el que Rozín se sacó la última foto que subió a su perfil de Whatsapp, debería llevar desde ahora el nombre del conductor.

"Recitamos juntos el tango Sus ojos se cerraron, hablamos de fútbol 40 minutos, nos reímos. Nos saludamos con un beso, que nunca nos dábamos besos, y me fui. A la noche ya se había dormido", describió Sietecase.

"El martes passado fui dispuesto a quedarme todo el día en la casa de él. Llevé un libro de cuentos de fútbol de Fontanarrosa. Como él estaba con dificultades para leer, fui dispuesto a hacerlo y me dijo "dejate de joder, leí todo de él, contame vos anécdotas divertidas, y así estuvimos 40 minutos. Yo contándole cosas de fútbol, y nos reíamos. El me engañó, le dije si quería que me quedara y me dijo que fuera a la noche, y a la noche no estaba más para hablar. Sabía y me dijo eso, me engañó, esa fue la despedida, Nos dimos un beso, que no nos dábamos besos, pero no sentí que fuera el último" le contó a Ernesto Tenembaum en Radio con vos.

"No sé quién de los dos recordó el tango de Lepera "Sus ojos se cerraron", recitamos un verso cada uno. "Se que vendrán caras extrañas con su limosna de alivio a mi tormento, todo es mentira, hoy está solo mi corazón", cerró él. Me dijo que le gustaban mucho las canciones de todos los géneros, pero que en el tango estaba todo lo que hay que decirle a alguien, y nos despedimos con ese cruce", agregó.

"Desde que empezamos a trabajar juntos en un diario de nuestra ciudad jugábamos a ver quién iba a escribir la despedida del otro. Y me tocó a mi, no pensé que sería así, pensé que el escribiría de mi. "Gané", me decía, "yo hubiera escrito algo peor", cerró el periodista, visiblemente emocionado. Y sí, Rosario siempre estuvo cerca.

Más información en paparazzi.com.ar

TEMAS

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig