in

Filtran nuevos datos de la escandalosa separación de Pampita y Benjamín Vicuña: “Hay un video que nunca vio la luz”

La doctora Ana Rosenfeld, contratada por la entonces pareja para demandar a la empleada que difundió audios íntimos, brindó datos reveladores del conflicto judicial.

Si bien hoy Pampita (42) y Benjamín Vicuña (41) mantienen una relación cordial, su separación fue escandalosa. Infidelidad, traición y discusiones le pusieron punto final a una relación de diez años.

Y fue en 2015 cuando Intrusos difundió unos audios en los que se los escuchaba discutir cuando todavía eran pareja. Allí la modelo, quien hace días habló del plus que ella les da a sus parejas, le recriminaba supuestos engaños.

Por la divulgación de aquellos audios, Pampita y Vicuña señalaron a una empleada suya y contrataron a la doctora Ana Rosenfeld para demandarla. Invitada a Los Angeles de la mañana, la abogada reveló detalles desconocidos de aquella situación.

En uno de los momentos se la pudo ver a la jurado del Súper Bailando decirle a Benjamín Vicuña: “A todos los que me conocen preguntales cómo soy yo con vos. Preguntale a la gente que nos ha visto cómo te trataba yo, como un rey te trataba”. Y en otro de ellos lo acusaba: “Te acompañé diez años y no me pudiste respetar un mes, un mes no pudiste esperar”.

“Ellos querían encontrar quién había sido el topo dentro de la casa, quien había ventilado sin permiso cosas íntimas”, dijo Rosenfeld.

“Ellos querían encontrar quién había sido el topo dentro de la casa, quien había ventilado sin permiso cosas íntimas”, recordó la letrada. “Fue increíble porque en muy poco tiempo se pudo demostrar todo y esta persona reconoció que había cometido el ilícito y, después de la denuncia, hubo un despido con causa”, explicó.

CAROLINA HOY ESTA EN PAREJA CON GARCIA MORITAN.

“En aquel momento tomó dominio público porque el procedimiento fue muy grande: vino la Policía Informática a la casa a analizar todas las cámaras y se secuestró jurídicamente el celular de la empleada”, rememoró.

“Ellos querían encontrar quién había sido el topo dentro de la casa, quien había ventilado sin permiso cosas íntimas”, siguió la letrada.

“Cosa fundamental, porque ese sería el ‘arma’ de donde salen las fotos, los videos o los audios”, agregó. “En este caso, estaban las cámaras de seguridad y se veía perfectamente a una de las personas de confianza que trabajaba en la casa de Caro en el momento en el que estaba en la escalera filmando”, sumó.

“Ella tenía fotos, audio y filmación. En realidad, tenía de todo”, finalizó dejando en claro que existió un video que nunca vio la luz.

Comentarios