Freddy Villarreal: “Este medallón de San Benito que me regalaron me protege del mal” – Revista Paparazzi

Freddy Villarreal: “Este medallón de San Benito que me regalaron me protege del mal”

El popular artista cuenta una emotiva historia de fe a partir de una medalla religiosa que ahora lleva en su pecho. “Pegó justo porque apenas un tiempo atrás había perdido una cruz muy bonita”.
TEVE
TEVE

En tiempos donde las creencias y la esperanza ocupan un lugar importante en la sociedad, Freddy Villarreal (50) comparte una profunda historia detrás de una medalla de San Benito que lo acompaña por estos días. De regreso de Brasil, donde el artista había viajado por trabajo, un encuentro casual en migraciones significó un antes y un después para él.

“Fue una situación de un par de minutos… Estaba haciendo mi trámite y una persona en silla de ruedas me chistó. Me di vuelta y me dijo que quería obsequiarme algo que para ella era muy importante y que, calculaba, para mí también lo sería. Ahí sacó una medalla grande de San Benito. No conozco la historia de todos los santos del Evangelio, del cristianismo y del catolicismo porque ha habido mucha buena gente que ha recibido ayuda de las almas que se promulgaron como santos", comenzó.

"A San Benito no lo conocía. Sabía que existían su seguidores y quienes conservan sus medallas, muy significativas por ser redondas, tendientes a alejar el mal. De un lado está la imagen del santo y, en el reverso, una frase que tiene que ver con no permitir la llegada del mal. Pero eso lo averigüé después, cuando ya la tenía en mi poder…”, recuerda el querido humorista.

CON FE...

“La mujer se acercó, era grande, me dijo que era un santo que a ella la había ayudado mucho y que para ella era muy importante que yo la tuviera. Agarró mi mano, me puso la medalla, me apretó las manos, me miró a los ojos y me dijo que la conservara. También sacó una medalla de menor tamaño y se la obsequió a la persona que en ese momento estaba a mi lado. Yo corrí con la suerte de tener el medallón grande. Me gustó mucho su gesto. Al margen de ser creyente o no, que la persona tenga esa postura ante mí, de llamarme, decirme unas palabras y regalarme algo, excede cualquier religión y estimula el cariño y las buenas intenciones", relató.

"Pero pegó justo porque apenas un tiempo atrás había perdido una cruz muy bonita. Incluso, en su momento, utilicé las redes para ver si alguien la había encontrado. La había extraviado en un partido de fútbol en Carlos Paz, haciendo temporada allí. Pregunté en las redes si alguien había visto una cruz como esa, que para mí significaba mucho por el valor sentimental que le tenía. Pero no tuve la suerte de reencontrarme con ella. Entendí que había cumplido un ciclo en mí y que ojalá continuara en la persona que la encontró, tanto para el que la encontró y no sabía que otro la buscaba, como si la encontró alguien que sabía que era mía porque en el lugar donde se perdió había mucha gente que me conocía. De ser así, a esa persona que no la quiso devolver le deseé que la cruz hiciera lo suyo para mejorarla”, manifestó, en voz alta.

¿EXISTEN LAS CASUALIDADES?

“Estaba muy compungido por esto que te cuento y esta medalla vino a suplantar, en alguna medida, ese espacio vacío que me quedaba debajo de mi cuello y es por eso que la sigo conservando. A la medalla le coloqué una cadena. Cuando pido por alguien, por mí o necesito que el mal se aleje, antes que San Benito me viene a la mente la mujer que me regaló la medalla y le pido a ella, que me dio la sensación de estar salvada y de que podía ayudar. Y, por carácter transitivo, a San Benito, por cierto. Me la regalaron justo cuando mi pecho necesitaba estar cerca de algún simbolismo religioso que tenía que ser muy especial. Buscaba algo que me gustara mucho y apareció este medallón, nada que ver con la cruz de Jesús y hoy por hoy está en mi pecho, bajo mi cuello”.

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig