José María Listorti contó por primera vez qué nota le incomodaba hacer en Videomatch: «Las odié toda mi vida» – Revista Paparazzi

José María Listorti contó por primera vez qué nota le incomodaba hacer en Videomatch: "Las odié toda mi vida"

José Maria Listorti contó por primera vez que nota le incomoda hacer en Videomatch: "Las odie toda mi vida"
TEVE
TEVE

Entrevistado por Migue Granados y Martín Garabal en el programa, Últimos Cartuchos, José María Listorti rememoró sus trabajos como humorista en Videomatch y como eran las jornadas de grabación junto a sus compañeros. En ese contexto, reveló que nota siempre odio grabar.

Durante 11 anos, el actor trabajó junto a Marcelo Tinelli y protagonizó una infinidad de bromas y notas, entre las más destacadas se encuentran las cámaras ocultas a famosas, en donde al final quedaba desnudo, Aquí Calafate, y el jugo loco, sin embargo, esta última nunca fue de su agrado.

"La notas del jugo loco las odié toda mi vida, me parecía tonta, torpe, básica, me parecía de nene de primaria poniéndole sal a un jugo para que hagan caras, era de preescolar. Y a Marcelo, parece que no sé si a Micaela ó Candelaria, que en ese momento eran chicas, las hacía reír, y me hacía grabar esa nota siempre, y yo sufría. Encima les había gustado que los chinos hagan caras, que son más graciosos, y teníamos que ir a los supermercados del Once", sostuvo.

El conductor de Hay que ver, reveló que siempre intentaba "zafar" y no grabarlas, pero como no podia, intentaba encontrarle la vuelta y sumarle un comentario o particularidad para divertirse el.

"LAS NOTAS DEL JUGO LOCO LAS ODIÉ TODA MI VIDA, ME PARECÍA TONTA, TORPE, BÁSICA, ME PARECÍA DE NENE DE PRIMARIA PONIÉNDOLE SAL A UN JUGO Y QUE HAGAN CARAS"

Entre juego en juego, nació el famoso "te gustó o no te gustó". "Lo hacía para intentar que se rían de otra cosa, porque para mí la cara de un tipo tomando algo feo no me parecía divertido’’, agregó.

Por otro lado, Jose Maria expresó que a raiz de sus bromas y cámaras ocultas, mucha gente comenzó a tomar represalias en su contra. "Iba a un restaurant y todo el tiempo me ponían sal al té, y me daban cada porquería para comer. Una vez pedí un té y me lo traen con sal, y yo me di cuenta antes porque le habían puesto mucha y se veía, se lo dije, se fue a traerme otro, y tres veces me trajo el mismo té con sal, hasta que me tuve que ir del lugar’’, rememoró entre risas.

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig