Juana Viale recordó su dolorosa experiencia en el Bailando: “Sufrí mucho porque…” – Revista Paparazzi

Juana Viale recordó su dolorosa experiencia en el Bailando: “Sufrí mucho porque...”

La actriz recordó su paso por el certamen de baile y contó cual fue el ritmo que más le gustó.
TEVE
TEVE

Pasar por la pista del Bailando tiene sus pros y sus contras y Juana Viale (38) recordó su propia experiencia. Algunos le sacan rédito a la popularidad que el certamen le dio, otros recuerdan la experiencia como traumática por los enfrentamientos que mantuvieron.

Otros realzan la posibilidad que tuvieron de trabajar su físico. Algunos más hacen hincapié en la chance de aprender a bailar y algunos sufrieron fuertes dolores, ya sean por caídas (algunas más graves que otras) ó por los exigentes ensayos que realizaban diariamente para después volcar en la pista los resultados.

En la mesaza en que estuvieron invitados la bailarina Adabel Guerrero, el escritor Federico Andahazi y los cocineros Coco Carreño y Christophe Krywonis, la actriz en reemplazo de su abuela, Mirtha Legrand, en la conducción de los míticos almuerzos y cenas, rememoró su paso por el concurso de baile que conduce Marcelo Tinelli y reveló los dolores físicos que sufrió.

"Con le clásico me dolía desde la punta del dedo gordo, literal, hasta arriba", recordó Juanita.

“En Bailando por un sueño, que pasas varios ritmos, cuando tocó clásico yo estaba muy contenta. Dije: ‘¡Qué sueño!’”, empezó Juanita en un clima de total distensión, lo que caracteriza actualmente al ciclo de El trece.

“Me dolía desde la punta del dedo gordo, literal, hasta arriba”, detalló recordando el sufrimiento. “Yo amaba.  tenía tres trabajos en ese momento…”, dijo al recordar el trabajo que hizo con su coach, Barbie Majule, y con el bailarín, Facu Arrigoni.

“La danza clásica me pareció maravillosa y me acuerdo que tenía las puntas...Yo hago todo o bien o mal, pero lo hago”, dijo Juana al confirmar que usó zapatillas de punta. “Practicaba en la cocina ¡y el empeine me dolía! ¡Las uñas! Vos ves las bailarinas y decís: ‘Qué fácil’ ¡y todo es una contractura!”, cerró ante la atenta mirada y sonrisa de Adabel, quien -como bailarina- bailó clásico desde los 7 y hasta los 20 años.

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig