in

La hija de Natacha Jaitt publicó un desgarrador mensaje: “A mi vieja la violaron y la vi sufrir”

Luego del escandaloso fallo del fiscal  Fernando Rivarola, que calificó una abuso sexual en manada como un “desahogo sexual” muchas famosas expresaron su repudio en las redes sociales.

Sin embargo, uno de los tweets que llamó la atención por su historia de vida y las palabras que utilizó para compartir sus sensaciones fue el de Antonella Olivera, la hija de Natacha Jaitt, que fue hallada muerta en un salón de fiestas de Benavídez (partido de Tigre) el 23 de febrero de 2019.

“A mi vieja la violaron, yo la vi sufrir, llorar e incluso decirme que tenía miedo por mí. Ese día nos abrazamos toda la noche, sin saber que poco después me la iban a arrebatar de las manos. Luchen. Por vos, por ella y por todas”,  escribió muy enojada y dolida en su Twitter.

Poco antes de su muerte Natacha había asegurado que había sido abusada.

La hija de Natacha Jaitt denunció que le quisieron hackear sus redes

“Dicen que me parezco a Vilma, la de Scooby Doo”Antonella Olivera es simpática hasta para presentarse. En sus perfiles de Instagram y Twitter, además, cuenta que es actriz, bailarina de pole dance y fotógrafa, pero antes que todo eso grita que es hija de Natacha Jaitt“Mi angel guardián”, como le gusta definirla. Se la sabe ver alegre, divertida, fresca, pero en las últimas horas se le borró la sonrisa cuando denunció que le quisieron hackear su cuenta de Insta.

Lo hizo a través de otra red, Twitter, donde escribió “creo que alguien está intentando hackearme Instagram”, frase a la que acompañó con el emoji de una cara de preocupación.

Acto seguido, brindó más información. “Este chavon me mandó un link donde supuestamente me dice que mi cuenta va a quedar deshabilitada dentro de 24 horas. QUE MIEDE, escribió la muchacha con algunos errores de ortografía.

Algo preocupada, Antonella pidió “ayuda” a sus seguidores (en Instagram tiene 86.600, en Twitter poco más de 15.000) para saber si la cuenta que le escribió era real y si alguien podía desentrañar las intenciones de Anderson. La cuenta del muchacho -que tiene 37 años- es verificada, pero nadie pudo darle demasiadas precisiones.

Comentarios