in

EnojadoEnojado LlantoLlanto TernuraTernura DivertidoDivertido AmorAmor Dios Mio!Dios Mio!

La “sacrificada” vida de Diego Latorre en fotos

Relajado, el comentarista se sacó el traje y se fue a una plaza a tomar sol. Estuvo un buen rato descansando y disfrutando de un día agradable y se cruzó con el Chavo Fucks, que entrenada.

De bajo perfil y con la seriedad como estandarte, Diego Latorre (50) logró recuperar la serenidad y el temple que lo representan. Ya quedó lejos en el tiempo el escándalo por infidelidad que tuvo a su familia en jaque hace dos años. Con todo recompuesto, recobró la energía necesaria para ponerse de pie y salir a andar por la vida con la cabeza en alto.

Desde 2005 se destaca como comentarista deportivo en Fox Sports. “Buscaban un ex futbolista para que comente fútbol mexicano y así empecé. Me di cuenta de que estaba haciendo bien mi trabajo cuando otros colegas hablaban mal de mí, ahí noté que ya me consideraban. Me tiraban con que no había estudiado periodismo. En esta profesión tengo dos reglas inamovibles, que son el respeto y el fundamento. Si bien hay de todo, la gente me trata bastante bien, trascendí la barrera de la camiseta. La gente me toma como un tipo objetivo”, le contó a La Nación sobre la profesión que eligió y en la que hoy es uno de los referentes.

Lejos de la profesión, en su vida privada, Latorre se destaca por ser una persona coqueta. Le gusta estar prolijo y dedicarle tiempo a su cuerpo. Sin ir más lejos, Yanina, su mujer, contó que ella es la encargada de hacerle la tira de cola. Justamente, y si de vanidad hablamos, Latorre contó que con quien es la madre de sus hijos se conocieron en un solárium.

“Estaba con la hermana, me la presentaron y ahí comenzó todo. En realidad tardamos porque ella estaba en pareja y recién cuando se separó aceptó que la invitara a salir. Era más tímida, no la bestia que es hoy”. Con ella llegaron Lola (18) y Diego (15), sus hijos.

“Mi familia es mi sostén, siempre estuvieron a mi lado en todo momento. Cuando estuve mal, mi familia fue mi refugio. He cometido errores, como todos, pero sin ánimo de lastimar a nadie. Tuve fortaleza, la tuve con ellos, y acá estamos”, afirma.

¡Un galán!

Hablamos de coquetería y, por supuesto, es algo que mantiene y que con el paso de los años no abandona. De paso por el barrio de Palermo, el comentarista aprovechó el sol para tomar un poquito de color y estar a tono con la época del año. Desbordado de trabajo, no tiene tiempo para irse de vacaciones, pero eso no le impide broncearse. Se bajó de su auto, se sentó en un banco a hablar por teléfono, revistar el WhatsApp, informarse sobre las noticias más importantes del día y luego guardó el teléfono para ponerse de cara al sol.

Estuvo aproximadamente media hora descansando, relajado. Cuando se reincorporó para irse, se cruzó con el periodista Diego Chavo Fucks, que se encontraba trotando por el lugar. Se saludaron y cada uno siguió con lo suyo. ¿Le habrá dado algún consejo? Entre las actividades deportivas que realiza Gambetita, una de ellas es el running. Sale a correr para despejar la cabeza, pero también porque lo considera una buena actividad física.

“Desde que me retiré del fútbol empecé a correr maratones compulsivamente, y es una de mis pasiones”, aseguró. Además, la primera actividad que hace a la mañana apenas sale de su casa es ir al gimnasio, así arranca su día. A este combo le agrega una alimentación saludable para lucir físicamente intacto, como en su época de futbolista, cuando le decían Gambetita por su habilidad con la número cinco y era el único integrante famoso de la familia.

Después Yanina se volvió la panelista más picante de la tele, Lola una revelación en la pista del Bailando (capaz de eliminar al Polaco y a Luciana Salazar, por ejemplo) y los Latorre se transformaron en el clan con más horas de aire de la tele argentina.

Escrito por Ever Correa

Ailen Bechara: “No estoy encontrando el rumbo laboralmente, y lo sufro…”

Noelia Marzol, enamorada: “Dormimos todas las noches juntos desde el primer día que estuvimos”