La tormenta emocional de Florencia Torrente por su mamá y el Bailando – Revista Paparazzi

La tormenta emocional de Florencia Torrente por su mamá y el Bailando

La hija de Araceli González transita un contrapunto emocional: mientras disfruta haber encontrado el amor en los brazos de Ignacio Saraceni, sufre por el conflicto público que enfrenta a su madre con Adrián Suar.
TEVE
TEVE

Lo remarcamos con frecuencia. Insistentemente. El Bailando por un sueño no es únicamente una excelente vidriera artística que además de posicionar mediáticamente a muchos de sus participantes les abre puertas laborales a futuro. Tampoco es, simplemente, una oportunidad económica importante para los famosos que buscan sumar unos pesos a través de un buen contrato, a cambio de realizar una actividad que a veces no encaja completamente en su paladar profesional.

El reality que conduce Marcelo Tinelli es, además, tierra fértil para el amor. En sus pasillos se han sembrado romances que en algunos casos se mantienen firmes y vigorosos al día de hoy, después de varios años de haber nacido entre bambalinas. ¿Ejemplos? El más reciente, el del Bicho Gómez y Verónica Pecollo, quienes se conocieron en la versión 2014 (él como bailarín y ella como coreógrafa) y terminaron formando una familia con la llegada de Renata tiempo después.

Ni hablar de Pedro Alfonso y Paula Chaves, que aparte de consolidarse en el ámbito de la actuación y adquirir un grado acelerado de popularidad, siguen en pareja, con Olivia y Baltazar como herederos y con la actriz transitando su tercer embarazo. Relaciones exprés hay “para tirar para arriba”, como Ailén Bechara y Fernando Bertona o, metiéndonos más en el presente, Flor Vigna y Nati Nap.

De los noviazgos actuales, “frescos”, por llamarlos de alguna manera, probablemente el más prometedor es que el están llevando adelante Florencia Torrente (31) e Ignacio Saraceni, una de las parejas que más han progresado en la competencia. La hija de Araceli González tuvo su contacto inicial con Nacho cuando los productores los presentaron, pues no se había visto nunca antes, y fue en los estudios de LaFlia donde intercambiaron una charla por primera vez.

Desde entonces, la química entre ellos no sólo fluyó entre los límites del trabajo. También en lo asociado al compañerismo y al afecto, ya que unos meses después de hacer su estreno en la pista confirmaron que están enamorados. Les costó blanquear el noviazgo pues, más que nada Saraceni, aún siguen sin acostumbrarse completamente a lo que representa formar parte de un programa tan visto y singular como Showmatch. Del que se desprende un porcentaje importante de la información del espectáculo que se ve, se lee y se escucha al otro día.

De hecho, al comenzar a circular rumores de pasillo que hablaban de romance, Marcelo, obviamente al tanto de todo, en cada gala interrogó a Saraceni sobre la veracidad de las versiones, pero el bailarín, de un modo u otro, constantemente buscó zafar de una respuesta contundente. Hasta que, finalmente, ambos admitieron lo que ha nacido entre ellos.

Sin dudas, esta protocolización pública del vínculo le vino bien a Flor para encontrar un hombro donde apoyarse, pues, se sabe, su mamá se encuentra por estos días cuidando su salud a raíz de un episodio infeccioso, quizás consecuencia del estrés que podría haberle generado el conflicto que la enfrenta con Adrián Suar, su ex y padre de su hijo Toto. Gracias al Súper Bailando, que al margen de constituir uno de los shows más vistos de la TV, también ofrece en su combo la posibilidad de enamorarse.

Más información en paparazzi.com.ar

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig