Las compras playeras de Dolores Fonzi en las playas de Punta del Este – Revista Paparazzi

Las compras playeras de Dolores Fonzi en las playas de Punta del Este

¿Enteriza? ¿Bikini? Ni por asomo. La actriz marca tendencia yendo a la playa vestida de pies a cabeza con prendas donde sobresale el color de la esperanza.
TEVE
TEVE

Probablemente lo mejor que tenga esta página –y quizá toda la revista– sea este par de fotos de Dolores Fonzi sonriente, alegre, activa, feliz, dichosa, entera y colorida. La actriz cerró un 2019 imposible de olvidar (en algún momento del año pasado reveló que le había ganado la batalla a un cáncer de mama) y recibió la nueva temporada, donde la desbordan de propuestas laborales, caminando las playas del Este uruguayo, ese lugar en el que los famosos argentinos parecen sentirse más cómodos que en cualquier otro destino del mundo.

Dos cosas llamaron la atención en el paso de Fonzi por la costa oriental. Primero ella, su figura, su presencia, la luminosidad que irradia y el placer que da verla bien después del trance que debió afrontar. Lo otro fue su atuendo. Porque asomó en la playa pero no se puso ni bikini ni enteriza, la gran duda de las mujeres cada vez que llegan los calorcitos y existe la chance de ir al mar, a una pileta o a una plaza solamente a tomar sol. Directamente no se puso malla.

Ella pisó la arena completamente vestida. De abajo y de arriba. No era una jornada agobiante, pero tampoco era para “abrigarse”. Cuestiones estéticas al margen, Dolores sorprendió con un vestuario largo tanto en los pantalones como en el “camisaco” (¿se dice de esa forma?), ambos en un color verde y bastante amplios y cómodos, por lo menos a simple vista.

De la cintura para arriba, la combinación fue completada por una remerita de cuello escote en v de tono gris. Anteojos oscuros, un reloj pulsera y una mochilita colgada sobre los hombros fueron los “accesorios”, por llamarlos de alguna manera.

En un momento, Dolores vio pasar a una vendedora con un perchero del que colgaban ropas y otras chucherías. Entonces corrió a verlas, averiguó precios (no parece muy cool hacerlo en Punta del Este, pero hoy día no queda otra) y metió alguna que otra adquisición. En una de esas se compró una malla y la usa para estar en la cocina o en el living de su casa.

Más información en paparazzi.com.ar

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig