in

Mónica Ayos: “Hace dos meses le leí por primera vez a mi hijo Fede las cartas que su papá le dejó antes de quitarse la vida”

Desde México, donde vive, la actriz confesó detalles inéditos de su vida con su hijo Federico.

Mónica Ayos decidió irse del país desde hace más de 10 años. Y se instaló en México. “Ya es como mi segunda casa. No puedo estar más que agradecida”, repite la mujer de Diego Olivera, quien tiene todos los cuidados habidos y por haber por el avance del Coronavirus en esas tierras. También pasó por los Estados Unidos por trabajo, pero lo suyo en la tierra de los aztecas junto a sus hijos Victoria y Federico. A los 47 años, la actriz abrió su corazón y habló de lo difícil que fue criar en soledad a su hijo mayor sin un padre presente.

“Esta historia data de 28 años atrás, lo tengo digerido, se puede salir adelante y también es un canto a la libertad que uno tiene cuando le encuentra la vuelta a salir de ese círculo vicioso de la víctima y el victimario para poder pedir ayuda. Hoy las voces se escuchan mucho más que en el año 92”, le dijo a Pronto sobre la violencia que vivió con el padre de su hijo mayor, quien se terminó suicidando.

MONICA JUNTO A SUS DOS HIJOS, VICTORIA Y FEDERICO.

“En su momento pedí ayuda pero cuando hacía la denuncia, yo misma la levantaba. El pasaba una noche en la comisaría de Belgrano o la zona donde teníamos al altercado y después yo misma levantaba la denuncia. Por miedo, porque le creía que iba a cambiar, porque estaba embarazada. Pero también hay una familia detrás. Hoy él no está entre nosotros, se suicidó en el año ’96 y ya no vivía en Argentina sino en Chile. Hay una familia detrás a la que yo conozco”, siguió la actriz que vivió experiencias en Hollywood.

VOLVER A EMPEZAR

“Federico estuvo en contacto un tiempo con su familia paterna, ahora ya no. Claramente esto es muy doloroso para ellos y a mí me gustaría mucho acercarme desde otro lugar y no desde este pero bueno, es lo que me tocó vivir. Es muy doloroso y nadie quiere que esto aflore. Lo entiendo, aparte es una persona que ya no está entre nosotros y que no se puede defender pero cuando él sí estaba entre nosotros y se podía defender, yo también lo decía”, expresó.

MONICA ESTA CASADA CON DIEGO OLIVERA.

“No es algo que empecé a decir ahora. Sí estuvimos en contacto mucho tiempo, después se cortó un poco todo por problemas de salud de la familia, porque se mudaron, porque se fueron más lejos. Fede se crió bastante distante de toda esa historia y no lo vio nunca a él. Solo tenía 4 meses cuando yo me separé de su papá”, explicó.

LAS FOTOS Y LOS RECUERDOS

“Tiene algunas fotos y videos, e incluso fuimos a Chile a dejarle una flor al cementerio. Fue cuando Fede tenía tres años, el año que pasó lo que pasó. Ellos me avisaron y después de eso, cuando Fede cumplió 9 años, fui a buscar a Chile a su medio hermano, que su mamá muy gentilmente confió en mí y lo trajimos a Carlos Paz a la única temporada que hice en Carlos Paz porque todas fueron en Mar del Plata. Pasaron el verano juntos”, contó.

AYOS CON FEDERICO CUANDO ERA UN NIÑO.

El papá de Fede le escribió a unas cartas a él y tengo que decir la verdad: no pasó hace mucho, pasó hace dos meses atrás, un poquito antes de que empezara esta cuarentena. Se las leí, sí, finalmente se las leí. Se movió un poco el tema y al moverse, en una de las situaciones de familia… No se las di, son de él pero no se las di”, dijo.

LAS CARTAS DEL DOLOR

Se las leí y fue un momento difícil para los dos porque él reconoce muchísimas cosas en esas cartas. Fede era muy chico y es un pedazo de actor que esta bendita profesión le sirvió para canalizar un montón de cosas de él y es el pedazo de actor que es por la historia que tiene sobre su espalda. Uno puede ser un buen actor y no tener esta historia detrás también pero en este caso particular, Fede pone toda su energía ahí”, cerró.

FEDE Y VICTORIA, LOS HIJOS DE MONICA.

“Yo nunca le pinté un monstruo, le dije la verdad y muy de a poco, a cuentagotas. Ni se lo puse en un pedestal para tener que matarlo o bajarlo de golpe, ni tampoco lo fui endiosando o santificando porque estuviera muerto. Lo que tuvo fue dosis de verdades hasta que fue adulto y pudo entender. Sabemos que Mario tenía un montón de cosas muy buenas, era un artista de la ostia y tenía un talento que desbordaba, pero su alma estaba muy triste y eso ya es una historia de él y no me puedo hacer cargo ni victimizarlo porque si yo empiezo a entender que lo que él hacía era porque también a él le pasó, entonces no salgo de ese círculo nunca. Yo tenía que velar por la vida de un hijo que había traído al mundo y por la mía. Entonces, lo entendemos hasta cierto punto”, terminó.

Comentarios