in

Graciela Alfano mostró el living de su casa y lució su lomazo a los 67

La actriz y panelista estuvo en Todo puede pasar, en la pantalla de El Nueve, y se movió por su casa en el barrio de La Recoleta.

Graciela Alfano siempre da que hablar en tevé. Hace unos años lo hacía desde el jurado del Bailando por un sueño. Después lo hizo en Los Angeles de la mañana. Y, ahora, la rubia vedette se luce en Todo puede pasar, el ciclo nocturno de Nico Occhiato en El Nueve. Hace algunas semanas reveló los peores momentos de su infancia. Pero este domingo, a los 67 años, la ex vedette contó cómo vive en cuarentena y mostró algunos detalles del living de su casa.

Después de realizar un pequeño desfile, Grace se quejó de su poca producción a pesar de lucir como una bomba en un pantalón negro. “¡Pero no me pude producir nada! Estoy acá metida y este fue mi mejor esfuerzo”, comenzó. “Estás divina”, dijo Nazarena Vélez, quien le preguntó su edad: “Yo tengo 20 años con 47 de experiencia. Pero todo es actitud”, respondió Alfano.

“El lomazo, la cara, todo. Yo me muero. Yo tengo 45 años y estoy rota en este momento. Vivo en estas pantuflas. Acaba de desfilar Graciela y se me cayó la mandibula”, dijo la mamá de Barbie Vélez. “Sos un amor, Nazarena. Lo único que pude hacerme es un recorte de flequillo, que en realidad es para disimular las reíces. Pero te estuve viendo a vos Nico, me gusta como te queda el pelo”, aseguró Alfano, quien tiene una biblioteca de libros eróticos.

“Yo tengo 20 años con 47 de experiencia. Pero todo es actitud”, respondió Alfano.

“¿Pero te lo cortaste vos?”, le consultaron. “Sí, me lo corté yo. Tenes muchas admiradoras que me dicen bebotealo un poco en mi nombre y yo les dije que no porque sos mi compañero, terminó Alfano, quien también contó lo que pasó con Pablo Escobar cuando era muy joven.

ALFANO EN SU HERMOSA CASA DE RECOLETA.

LOS SECRETOS DE LA BELLEZA

Esta no es la primera vez que Alfano habla de su edad y los cuidados: “Yo practico el ayuno una vez por mes, por lo menos; entre mi desayuno de las siete de la mañana de un día hasta las siete de la mañana del siguiente”.

“De esta manera, cuando estás ayunando, no gastás energía en el proceso de digestión o asimilación de nutrientes; entonces los órganos que están involucrados en esos procesos, descansan, por lo que vos aprovechaste para eliminar y para la depuración de toxinas, células dañadas, tejidos enfermos y todo lo que es, entre comillas, nuestra basura”, explicó la rubia que vive luciéndose en modo bomba.

GRACIELA EN SU BALCON.

“También hago lo que se llama ayunos intermitentes, diarios, en los que mi última comida es a las siete de la tarde y mi próxima a las siete de la mañana siguiente, por lo cual durante doce horas mis órganos descansan de todo eso y pueden usar esa energía para otros procesos”, continuó. “Tomo todas las mañanas jugo de limón con una pizca de bicarbonato de sodio y un poquito de agua, y es súper beneficioso”, agregó.

“En todas mis comidas pongo una taza de agua caliente con miel; ingresa glucosa al organismo, que sirve para el funcionamiento del cerebro”, contó Alfano.

“Otro de los tips, yo se lo copié a una señora china que vino a mi casa a comer asado una vez. Ella pidió durante la comida una taza de agua caliente y le colocó una cucharita de miel; la revolvió y la tomó mientras comía el asado. Yo le pregunté para qué lo hacía, y ella me explicó que esa era la forma que los orientales en sus culturas milenarias suelen acompañar todas las comidas, poniendo miel o una cucharadita de azúcar, porque ayuda a quemar las grasas, y desde entonces lo practico”, relató.

GRACE, SENSUAL A LOS 67 AÑOS.

“En todas mis comidas pongo una taza de agua caliente con miel; ingresa glucosa al organismo, que sirve para el funcionamiento del cerebro, además”, completó Alfano. “Según tengo entendido, un famoso místico de la India, sostiene que la miel, por su composición molecular, es lo más parecido a la sangre humana. Es un impresionante y fabuloso nutriente, por lo que uno podría estar solo comiendo miel durante días. Si nos fijamos en los osos, que atacan los panales, veremos que no están para nada desnutridos”, concluyó.

Comentarios