Moria Casán, habló sobre el pasado de drogas de Sofía Gala: “Yo rezaba hasta en Esperanto” – Revista Paparazzi

Moria Casán, habló sobre el pasado de drogas de Sofía Gala: “Yo rezaba hasta en Esperanto”

La conductora de Incorrectas se corrió de su personaje y habló a corazón abierto sobre la época más dura de ella como madre y la de su hija.
TEVE
TEVE

El lunes, durante la emisión del programa de Incorrectas, conducido por Moria Casán se habló acerca del consumo de drogas y alcohol en la juventud. El tema le revolvió muchos recuerdos a la conductora y decidió hablar sobre su experiencia personal.

Años atrás, Sofía Gala, hija de la diva se sumergió en un mundo oscuro lleno de estupefacientes y alcohol. La conductora contó que en situaciones como las que vivió, los padres “deben involucrarse sea como sea”

“Yo tuve un caso bravo con Sofía. Yo la traté de sobrevolar. Sabía que ella en un momento ella sola iba a terminar con eso. Yo sabía siempre en donde estaba, a qué hora llegaba, hasta que un día no apareció y lo dije por la tele”, recordó, a corazón abierto. “No es que no te querés meter. Yo fui a un médico con ella, averigüe cosas y siempre sobrevolando, pero es que tienen que pasar por eso. No hay manera”, comenzó diciendo.

Y continuó: “Mi hija a los 14 años salió con un hombre de 40 y yo lo acepté porque vino a pedirme su mano. Si yo a Sofía le decía ‘te lo prohibo’, se las hubiera arreglado igual para hacerlo. Yo me quedé más tranquila cuando lo conocí y vi que era una excelente persona. Al contrario, yo sentía que la protegía. Otros decían ‘es estrupo’, ‘yo se la sacaría a la madre’ y barbaridades. Yo se cómo crié a mi hija. La crié sola, sin papá” 

YO REZABA HASTA EN ESPERANTO PORQUE CADA VEZ QUE LLEGABA A LA CASA DE ELLA NO ENTENDÍA NADA

MORIA HABLÓ DE CÓMO SUPERÓ LA ADICCIÓN DE SOFIA

Luego, reveló que su papel fue fundamental para que la actriz dejará de consumir drogas. “En la parte de la droga yo la traté de ayudar y salió como una reina. Vivió momentos muy oscuros y eran muy oscuros para mí. Yo rezaba hasta en esperanto porque cada vez que llegaba a la casa de ella no entendía nada”, recordó. “No entendía la oscuridad que había en la casa y no tenía ni siquiera la llave de la casa de mi hija, con lo que soy yo. Hasta que un día me fui escondida a hacer una copia”,

Hacia el final, Casán afirmó que ella siempre supo en los lugares donde se movía su hija y así también donde pasaba la noche. “Yo llamaba a las seis de la mañana a la casa de alguien y sabía que Sofía estaba ahí. Yo tenía todos los teléfonos, de la A a la Z, de donde yo podía encontrar a esta mujer”, cerró.

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig