in

Nancy Dupláa se sinceró sobre sus salidas con Pablo Echarri: “Cuando vamos a lugares medio cajetillas siento la…”

La actriz habló sobre lo que siente frente a las demostraciones adversas de la gente que políticamente está parada en la vereda de enfrente a la suya.

La entrevista que Nancy Dupláa (50) le brindó a Estelita fue desopilante. Sumamente interesada en su relación amorosa con el actor Pablo Echarri (51), la entrevistadora fue a fondo y lo invitó a sumarse por unos minutos a la charla.

Durante el ida y vuelta Estelita quiso saber sobre las escenas calientes que la pareja en la vida real mantiene en la ficción cuando trabajan juntos. Y, con el estilo que la caracteriza, la descarada periodista preguntó si podían armar un trío sexual con ella arrancando las risas de la pareja.

Pero esta vez no todo fueron carcajadas, porque hablaron de la situación que atraviesan los artistas en plena pandemia de Coronavirus  y de la función que tiene la Sociedad Argentina de Gestión de Actores Intérpretes (Sagai), entidad de la que Echarri es tesorero.

“Tienen un compromiso fabuloso. Hace poco me llamó una persona que me dijo: ‘Yo sé que sos Jey, supongo que no necesitás nada, pero quería saber si estabas bien’. Lo están haciendo con todo el mundo”, dijo -esta vez- Jey Mammon saliéndose del personaje.

“Tener una convicción política tiene un montón de costo negativo, pero nada es comparable a poder decir algo que me viene de las entrañas”, aseguró la actriz.

Fue entonces que Nancy Dupláa se refirió al costo que se paga al tener una postura política. “Tener una convicción política tiene un montón de costo negativo, pero nada es comparable a poder decir algo que me viene de las entrañas”, aseguró la actriz.

“Si yo no pudiera hacerlo no sería feliz. Quiero ser feliz, aunque tenga que bancarme el costo de lo negativo, y por momentos sea muy duro”, siguió. Pero eso no fue lo único que dijo. Además, se refirió a los desplantes que recibe cuando va a determinados lugares. “Lo sentís en la calle, en los vínculos sociales, en los lugares donde vas”, explicó. 

“Si vamos a un lugar medio cajetilla siento la hostilidad, especialmente estos últimos años. Pero que a mí no me hablen por abajo porque yo los escucho igual”, concluyó.

Comentarios