in

Por qué Guillermina Valdés dejó a Marcelo Tinelli: las razones que nadie cuenta

El desenlace con ruptura llegó por el cúmulo de desavenencias entre la pareja, como los reclamos de más dedicación a la familia y menos multiplicidad de actividades.

El desembarco al puerto de la separación generó oleadas, tsunamis de noticias y un enorme reconto de situaciones. La ruptura de Marcelo Tinelli y Guillermina Valdés desestabilizó la parsimonia del domingo, alertó a los medios y sorprendió a la opinión pública. Un verdadero bombazo, que muchos ya esperaban por los rumores, pero que dejó atónitos a la mayoría. 

Desde las primeras horas de este séptimo día que todo el país habla de esto, merced al comunicado que divulgó el conductor de ShowMatch en su Instagram y que se reforzó con unas declaraciones, algo escuetas, de la modelo. Desde esas dos apariciones se bifurcaron un sinfín de temas en los sitios webs y los canales de televisión.

Claro que poco se ha informado de los verdaderos motivos que desencadenaron semejante decisión, la de romper un vínculo de ocho años de amor, del que brotó al universo el bello Lorenzo (Lolo). Tomar ese paso debe implicar una argumentación específica, poderosa. 

En definitiva hay gotas que rebalsaron el vaso, pero no un único motivo. Cierto es que el divorcio estaba consensuado entre Marcelo y Guillermina hace semanas, que ambos coincidieron en apaciguar las aguas por todo lo que repercutió su traslado a Esquel y prefirieron encontrar un momento para oficializarlo. 

EL 4 DE MAY TRABAJANDO EN SAN LORENZO.

A partir de averiguaciones de Paparazzi, se logró entretejer diferentes situaciones que construyeron el entramado para desatar la separación. La mayoría surgieron de Guillermina, quien empezó a traer sobre la mesa sus preocupaciones. En primera instancia por la enorme cantidad de trabajo de Marcelo, que en sus espaldas carga con muchísimas responsabilidades, que varias las asumió el mismo. 

A su tamaña labor en la productora LaFlia, con varios programas al aire, y con todo lo que vienen trabajando para hallar una salida para el retorno del Bailando por un sueño, Tinelli le agregó una determinación poco aceptada por Valdés, que fue la presentación a las elecciones a la presidencia de San Lorenzo, que ganó en diciembre del año pasado. Encima en este 2020, el animador le sumó su participación en “la mesa del hambre”, un colectivo que pretendía ayudar al gobierno con ideas para paliar la pobreza y la injusta distribución de la riqueza.

Claro que el nacido en Bolívar no detuvo su marcha y hace unas semanas cargó aún más su agenda con la obtención de un cargo decisivo en la Liga Profesional de Fútbol de la AFA. Al mismo tiempo que seguía con su trabajo en torno a la supervisión de todo el básquet del Ciclón, último tetracampeón de la Liga Nacional de Básquet. 

En resumen, Marcelo necesita de un día que dure 48 horas para atender todos los frentes. Justamente, Guillermina le transmitió su preocupación de todo esto, dentro de conversaciones adultas. No obstante, al percibir que la pluralidad de compromisos no cesaba, Valdés se puso más rígida y así se desató una crisis, que se ejemplificó con la quita de la alianza. De hecho, la empresaria inició en mayo esa visibilidad en sus redes sociales, tal vez en busca de una reacción de Tinelli.

EL 11 DE JUNIO, MARCELO POSTEÓ ESTO SIN EL ANILLO.

Al no variar el escenario, la mamá de Lolo le planteó un ultimátum, que no trajo como respuesta una solución, sino que agudizó las diferencias en la pareja.  Guillermina le enumeró las distintas instancias en las que exteriorizó su descontento, su preocupación y al no hallar réplica tomó la decisión de terminar el vínculo. Cansada de que se desoyeran sus necesidades de más tiempo juntos con la familia, y menos actividades laborales, realizó la siempre difícil decisión de romper la pareja. 

Comentarios