Valeria Degenaro, víctima de acoso callejero: “Me metí en un kiosco y cuando salí se me…” – Revista Paparazzi

Valeria Degenaro, víctima de acoso callejero: “Me metí en un kiosco y cuando salí se me…”

A la salida de su gimnasio, un joven la esperó, la siguió en la oscuridad y llegó hasta la puerta de su casa. "Por suerte, entré rápido y no pudo hacer nada".
TEVE
TEVE

El lunes por la noche, Valeria Degenaro pasó un mal momento cuando salía de su gimnasio ubicado en la zona de Palermo y un desconocido la empezó a seguir. “Fui a entrenar y me volví caminando. No había nadie a esa hora y por la sombra vi que alguien venía cerca. Me di vuelta y era un pibe con el celular, pero no me gustó el hecho que venga pegado a mí”, recordó la vedette. 

Desconfiada y asustada, la ex de Matías Ale empezó a buscar la manera de alejarse del desconocido o ver si era solo un malentendido de ella. "En la esquina, cerca de una casa de sepelios, me hice la que iba a cruzar y el tipo me miró y se quedó en la esquina. Tenía el paso y no cruzó. Ahí me quedé con la duda de si me estaba filmando”.

Hasta ahí, nada para preocuparse. Pero la actriz, que se prepara para debutar con Caprichos en el teatro Premier, siguió con los detalles de la secuencia, “Me metí en un kiosco y cuando salí lo vi que estaba parado con el celular haciendo tiempo. Di la vuelta y me metí en un supermercado. Al salir ya no estaba”.

DEGENARO LA PASO MUY MAL.

Fue entonces que al perder de vista al sospechoso, Degenaro empezó a correr para meterse en su departamento y… ¡de repente se lo volvió a encontrar! “Me estaba esperando y cuando lo veo empieza a caminar. Era evidente que me estaba esperando. Caminé rápido, no quise gritar porque hasta el momento no me había hecho nada, entré a mi casa y cerré rápido”.

"Me estaba esperando y cuando lo veo empieza a caminar. Caminé rápido, no quise gritar porque hasta el momento no me había hecho nada, entré a mi casa y cerré rápido”, contó la actriz.

¿Cómo terminó esta extraña situación? Una vez que Valeria estaba dentro de su edificio, el muchacho pasó por al lado, la miró y se le río. Post odisea, la actriz y vedette hizo catarsis mediante un posteo y le confesó a Paparazzi, “iba a empezar a gritar, no le iba a dar la cartera. Tuve miedo. No me robó ni me tocó, por eso no grité, pero me asusté por su accionar”.  

Más información en paparazzi.com.ar

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig