in

Daniel Osvaldo involucrado en otro escándalo: dicen que se peleó con el técnico de Banfield, no hizo más las prácticas virtuales y dejará de pertenecer al club

Mientras su relación con Jimena Barón continúa en un cono de sombras, estalló un nuevo conflicto en la vida deportiva del polémico futbolista.

Otro escándalo roza la vida de Daniel Osvaldo. El nuevo embrollo no está vinculado a su cambiante relación con Jimena Barón, a una presentación de alguna de sus ex o a su pasión por la música, sino a su carrera deportiva. Todo indica que ya no jugará en Banfield, y que su salida habría sido muy problemática.

Después de estar casi tres años alejado del fútbol profesional, lapso en el que se involucró en un bochornoso conflicto con “La Cobra” y se dedicó a pasear sus habilidades para el rock por distintos escenarios del conurbano, Osvaldo sorprendió al anunciar su regreso a la actividad.

OSVALDO Y BANFIELD, UNA SOCIEDAD QUE FUE CORTA Y POCO PRODUCTIVA. EL ES UN GRAN JUGADOR, PERO SU CONDUCTA LE JUEGA MALAS PASADAS.

Retornó en Banfield, seducido por la convocatoria del experimentado entrenador Julio César Falcioni, que hasta le jugó alguna que otra broma pública. “Si va a fumar, primero que convide” manifestó en su momento “El emperador“, haciendo un chiste con la versión de que su ruidosa salida de Boca se debió a que el técnico Xeneize de aquel entonces, Guillermo Barros Schelotto, lo encontró con un pucho entre los labios tras un partido de Copa Libertadores.

En Banfield jugó poco y nada. Incluso, en una de sus escasas apriciones se lesionó. Para colmo, Falcioni se fue y en su lugar asumió Javier Sanguinetti, quien parece tener mano dura con los jugadores grandes y a quien no le tiembla el pulso para las decisiones difíciles.

NADIE SABE QUE PASO CON OSVALDO Y BARON, QUIENES DESPUES DE POSTEAR VIDA Y OBRA SE BORRARON DE LAS REDES Y AHORA JUEGAN AL MISTERIO.

La pandemia sacó a los jugadores de la cancha tanto para jugar partidos como para entrenarse. Con el tiempo transcurrido, los planteles empezaron a “practicar vía zoom“, pero a Osvaldo no le habrían caído simpáticos ni el método de trabajo ni algunos modos del flamante entrenador, por lo que decidió ausentarse de las “tareas virtuales“.

La situación lleva ya más de dos semanas y es un hecho que el futbolista dejará de pertenecer a la entidad del sur del conurbano bonaerense, cuyo apodo es el “Taladro” y cuyos colores tradicionales -aunque a veces se calza una camiseta naranja- son el verde y el blanco.

Durante la cuarentena, Osvaldo y Barón fueron noticia porque después de las mil peleas que protagonizaron volvieron a “convivir” para estar los dos junto a su hijo, Morrison.

Una tarde de domingo, Jimena apareció en la casa de él y allí permaneció un tiempo. Primero dio explicaciones de por qué acercó posiciones con un hombre al que acusó de maltrato, después empezó a coquetear con él y cuando parecía que sellaban una reconciliación, volvió a su casa en otro hecho sorprendente.

OSVALDO JUGO MUY POCO CON LA CAMISETA DE BANFIELD. NO HIZO GOLES.

Más tarde regresó a lo de Osvaldo, tras lo que ingresó en un período de silencio en sus redes sociales. Luego, él publicó que “los perros son hermosos y las personas una mierda”, un posteo que hizo explotar los rumores de una nueva crisis en la intermitente relación.

Ahora pasó esto de Banfield. Y el futuro de Osvaldo se volvió incierto a todo nivel. Nadie sabe si continuará jugando o se retirará, y si seguirá con Jimena o volverá a la soltería.

Comentarios