Agustina Fontenla de Bake Off volvió a vender tortas a su pueblo y se lamentó por un día del amigo distante: «Qué difícil no poder compartir» – Revista Paparazzi

Agustina Fontenla de Bake Off volvió a vender tortas a su pueblo y se lamentó por un día del amigo distante: "Qué difícil no poder compartir"

Tras llegar a las semifinales del realitie, regresó a San Antonio Oeste, una localidad de 16.000 habitantes a la que endulza con las exquisiteces que prepara en su emprendimiento, "Arte y azúcar".
TEVE
TEVE

Según el último censo, 16.265 habitantes transforman a San Antonio Oeste en la octava localidad de Río Negro, la decimoquinta provincia en población de la Argentina: en su extenso territorio, que va del mar a la montaña y del fértil alto valle a la árida estepa patagónica, viven 730.000 personas, apenas el 1,6 por ciento de las 45 millones que hay en todo el país.

A esa pequeña localidad recostada sobre el inmenso océano atlántico, a unos 16 kilómetros de Las Grutas, acaso la playa más popular del sur argentino junto con Puerto Madryn, volvió Agustina Fontenla después de convertirse en una de las participantes más queridas de Bake Off.

EL POSTEO DE AGUSTINA POR EL DIA DEL AMIGO. LA OTO ES DEL DIA EN QUE SE RECIBIO DE ABOGADA.

Agustina, que llegó hasta las semifinales y como todo el mundo vio por la tele cómo se dio vuelta la final original, no se quedó con el trofeo de campeona ni con los 600.000 pesos de premio, pero se ganó un lugar importante en el corazón de los fanáticos que tuvo el programa. De hecho, es la jugadora que tiene más seguidores en sus redes sociales. En Instagram está en los 326.000.

En las calles pedregosas y polvorientas cuando hay viento de San Antonio Oeste, donde el frío patagónico y la humedad que viene del mar congelan huesos pero no sentimientos, Agustina arrancó con el mayor sueño de su vida: que el título de abogada quedé en una repisa o colgado en una pared y su pasión por la pastelería le permita vivir como quiere.

MAS QUE LA PASTELERIA, A AGUSTINA LE ENCANTA LA DECORACION DE TORTAS. HOY, TRABAJA EN SU PROPIO EMPRENDIMIENTO EN SAN ANTONIO OESTE, EN RIO NEGRO.

Agustina empezó con un emprendimiento en su pueblo: se llama "Arte y azúcar" y es donde además de cocinar postres y otras exquisiteces, se da el gusto de decorar tortas, lo que me más le gusta hacer. "Y sí, ahí me permito volar, crear, hacer todo lo que se me ocurra. Y el sabor del trabajo terminado es incomparable con cualquier otro, igual que la satisfacción de ver la cara de la gente cuando recibe sus pedidos" escribió ella en su cuenta de Facebook.

En uno de los "avisos publicitarios" que publicó en su muro, Agustina aviso a sus vecinos que "para el día del amigo o para degustar en familia voy a estar vendiendo estas tortas brownies con frutos rojos que son una bomba".

CHRISTOPHE Y DAMIAN BETULAR SIEMPRE ELOGIARON SUS LABUROS. PAULA CHAVES TAMBIEN PROBO SUS DELICIAS.

La notita iba destinada "a la gente de San Antonio y Las Grutas" y a las pocas horas ya había colocado el cartelito de "agotadas". Igual que en Bake Off, Agustina se volvió una celebridad allí donde vive. Es una persona que se hace querer fácilmente. Y si cocina cosas ricas, más todavía.

El aviso hablaba del día del amigo, y de alguna forma Agustina no las tuvo todas consigo durante esa jornada. Lo expresó, también, en sus cuentas. En este caso en la de Instagram, después de recordar buenos momentos con una serie de fotos. "Qué difícil en cuarentena no poder compartir con los que están lejos, o cómo nos gustaría, no?" escribió Agus.

CON LOS GUANTES PUESTOS, AGUS EN PLENA FAENA EN BAKE OFF, DONDE LA ROMPIO Y LLEGO HASTA SEMIFINALES.

"Seguramente ustedes también tienen ganas de viajar para darle un abrazote a ese amigo que está lejos" remarco Agustina, quien suele expresar lo que siente y recibe, en general, buenas devoluciones de todos los que le escriben.

Según contó una reciente nota que le hizo LMNeuquen, el diario de mayor circulación y penetración en toda la patagonia, Agustina se recibió de abogada en la Unidad Nacional del Sur, con sede en Bahía Blanca, pero después de una experiencia poco satisfactoria en Mar del Plata se replanteó su futuro.

ESTA FOTO EN UNA EXPOSICION PATAGONICA DE PASTELERIA DE 2018 TAMBIEN LA PUSO EN EL OJO DE LA TORMENTA.

Además, trabajó como guía turística en la pingüinera de San Antonio Oeste, un lugar al que homenajeó en una de las primeras tortas que hizo para Bake Off. Agustina habló mucho con su novio, Nicolás, y él decidió apoyarla en su sueño para ser pastelera, la vocación que le ganó a la profesión.

Juntos mandaron el video que le permitió llegar a Bake Off, donde no fue campeona, pero de alguna manera también ganó. Hoy vive en su pueblo de pocas cuadras, casas bajas, temperaturas bajas, los mejores mariscos del país (dicen) y es feliz cuando hace una torta o escucha ladrar a sus perros.

Más información en paparazzi.com.ar

TEMAS

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig