Así fue el escándalo «de las ratas» que puso en jaque la carrera de Germán Martitegui: las denuncias y el destino del restaurante Olsen – Revista Paparazzi

Así fue el escándalo "de las ratas" que puso en jaque la carrera de Germán Martitegui: las denuncias y el destino del restaurante Olsen

El periodista Pablo Duggan fue a comer y dijo que el local estaba lleno de roedores. Las disculpas lo tranquilizaron, pero no taparon el bochorno.
TEVE
TEVE

Cinco. Ni uno, ni dos, ni cuatro. El número clave es cinco. En noviembre de 2016, entre calores y humedades, Pablo Duggan se propuso vivir una noche inolvidable. Y lo consiguió, pero no como había imaginado. Eligió ir a comer al que estaba considerado uno de los mejores restaurantes de la Argentina: Olsen. Para los especialistas era cinco tenedores, la máxima calificación que puede recibir un reducto gastronómico. Ni uno, ni dos, ni cuatro: cinco tenedores.

Mientras esperaba que llegaran la carta para elegir y luego las bebidas, las entradas y los platos principales giró su cabeza para observar las instalaciones, pero se detuvo de golpe. No podía creer lo que estaba viendo. Corrían por un caño y bajaban por las enredaderas. Se movían como panchas por su casa. Hacían algo de ruido pero era como si nada pasara. No eran una, ni dos ni cuatro. Eran cinco: cinco ratas que le transformaron su noche inolvidable en una inolvidable porquería.

Casi cuatro años después, Germán Martitegui es el jurado más duro de Masterchef celebrity, transita su primera semana infectado de covid y vio su nombre relacionado con el de Olsen, una vez más, después de que Alejandro Fantino recordara la denuncia de Duggan -en ese entonces y ahora periodista de C5N- en un programa que conduce en la señal deportiva Espn.

En aquel momento se discutió largo y tendido qué vínculo mantenía Martitegui con el famoso reducto culinario. Había sido su fundador y su dueño pero se había desprendido de su mayoría accionaria un tiempo antes del problemón. Sin embargo, se dijo que aún conservaba su cargo de director, algo que nunca se supo a ciencia cierta. Como sea, el escándalo de las ratas (y otros insectos y alimañas, al punto de que Olsen fue llamado "el restaurante zoólogico") hizo tambalear su carrera.

EL SUPUESTO MENSAJE DE MARTITEGUI A SUS SOCIOS DE "OLSEN" DONDE ADMITIA LA PRESENCIA DE RATAS, CUCARACHAS Y ABANDONO. "UN DESASTRE" LO CALIFICABA. EL DOCUMENTO FUE REVELADO POR PRIMICIASYA.COM EN 2016.

Finalmente no la tumbó, pero la hizo flamear. Hoy, incluso, el presente de Martitegui parece darle la razón a la frase que dice "lo que no te mata, te fortalece": está considerado el chef número uno de la Argentina, su restaurante "Tegui" fue calificado el mejor del país y ubicado entre los 25 más recomendables de toda América Latina y sólo la pandemia de coronavirus frenó la puesta en marcha de su última "locura", "Marti", un restaurante con el que prometía revolucionar "la manera de atender al cliente gastronómico".

Su participación en Masterchef lo sacó del anonimato y lo hizo conocido más allá del ambiente culinario. Hoy su cara, su tono y sus formas son conocidas y familiares en prácticamente todos los hogares desde Ushuaia hasta La Quiaca.

GERMAN MARTITEGUI, MASTERCHEF Y LAS MALDITAS RATAS

Pero volvamos a 2016, como los flashbacks de las películas que llevan el tiempo atrás en un abrir y cerrar de ojos. En ese momento, Duggan hizo pública la situación. Además, argumentó que la calidad del servicio era incomparablemente mala en relación con el precio que se cobraba a los comensales, que sí se correspondía con el nivel que tenía un local con semejantes condecoraciones. Traducido al criollo callejero: cobraban una fortuna para comer entre bichos y animales.

EL COMUNICADO DE OLSEN DONDE ACLARABAN QUE MARTITEGUI NO TENIA NADA QUE VER CON EL RESTAURANTE.

Intervino la justicia y al cabo de una revisión simple del lugar se procedió a su inmediata clausura al comprobarse una serie de irregularidades que comprendían, entre otras, la presencia de trabajadores no registrados, empleados que no habían realizado el curso de "higiene y manipulación de elementos", la presencia de cucarachas y otros insectos vectores tanto vivos como muertos, rastros de roedores y materia fecal de ese tipo de animales. Parecía mas una jungla que un restaurante.

Finalmente, Olsen, uno de los restaurantes más considerados de la ciudad de Buenos Aires, cerró sus puertas. Martitegui salió adelante y logró rearmarse e incluso llegó a la tele, convirtiéndose en un referente de los jurados de los programas que juzgan cómo cocinan una serie de fulanos.

Duggan, mientras tanto, piensa con más profundidad de aquella vez dónde ir cada vez que quiere comer afuera. Ni una, ni dos, ni cuatro. Cinco. Cinco veces piensa. Y recién después decide. Hace bien.

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig