Cinthia Fernández se quebró al hablar de sus hijas, que nacieron de 6 meses: «Me acuerdo que las bañábamos en un tuper» – Revista Paparazzi

Cinthia Fernández se quebró al hablar de sus hijas, que nacieron de 6 meses: "Me acuerdo que las bañábamos en un tuper"

Al escuchar que Gaby Casella nació con 500 gramos recibió el alta tras pelear 3 meses, la panelista no pudo evitar la emoción ni los recuerdos.
TEVE
TEVE

Al menos por un par de minutos, la guerrera que Cinthia Fernández lleva adentro casi siempre le dejó su lugar a una emocionada madre coraje. Sucedió cuando Beto Casella, en un movil que le dio a Los Angeles de la Mañana, volvió a contar la lucha de su nietito de tres meses por sobrevivir a un nacimiento muy prematuro. Al borde de las lágrimas y visiblemente sensibilizada por el relato del conductor de Bendita, la bailarina recordó haber pasado un momento similar cuando nacieron sus hijas. "Eran tan chiquitas que las bañábamos en un túper" contó.

A mediados de octubre de 2015, Cinthia fue mamá por primera vez, y encima por duplicado. Al nacimiento de Charis y de Bella (que originalmente se iba a llamar Sharik, pero no le permitieron anotarla con ese nombre) le siguió un período en neonatología porque las nenas eran muy pequeñas y debían ganar peso hasta poder recibir el alta.

Angel de Brito advirtió con rapidez que su panelista estaba sensible, se lo dijo y además le dio la posibilidad de decir lo suyo mientras Beto, del otro lado, escuchaba con atención. "Ya te vi mientras hablaba Beto que estabas por llorar, que te emocionaste. Debe ser durísimo" le dijo Angelito a la morocha.

CINTHIA CON SUS TRES NENAS, CHARIS, BELLA Y FRANCESCA. UN RECUERDO HIZO LLORAR A LA BAILARINA.

"Uyyy de 500 gramos, te entiendo Beto porque a mi me pasó algo muy parecido cuando nacieron mis nenas. Eran tan ciquitas que te entraban en la palma de una mano. Tan chiquitas que las bañábamos en un tuper" dijo Cinthia ya con la voz quebradiza y un poco atragantada.

"Una terapia de bebés es durísima, es tremenda. Ves a esos angelitos sufrir, morir, pelear, salir adelante. Mis nenas eran tan chiquitas que me entraban en una mano" recordó Cinthia.

"Pufff, es durísimo, por eso me emocioné" le contestó ella. Después, agregó que "una terapia de chicos es tremenda. Ves morir bebés, los ves salir, los ves luchar, los ves enchufados. Y son tan chiquititos. Están totalmente enchufados, y cuando tienen ese peso para los padres es desesperante".

"Al ser tan chiquitos y como no están tan desarrollados, te tenés que bañar en una silocona para entrar, sobre todo en los brazos. Al principio no los podés ni siquiera tener porque hasta el ácido de tu piel les puede hacer mal" contó Cinthia. Beto estuvo de acuerdo. "Están todos cabeados y vos decís, ¿pero qué hizo este bebé para estar así? A mi me mandaron una foto a los dos días y es una cosa que te rompe todo. como dice Cinthia, el panorama en neonatología es tremendo, pero también de esperanza".

¡El momento emotivo de la semana!

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig