in

Laura Novoa contó que es disléxica y Laurita Fernández se emocionó hasta las lágrimas: “Gracias por abrirte”

El momento más emotivo del Cantando se dio cuando Laura Novoa contó que es disléxica. Laurita Fernández lloró, sensbilizada.

Nacha Guevara pasó de la crítica al aplauso -y al 8 como puntaje- y Laurita Fernández viajó de la sobriedad a la emoción, con lágrimas y sollozos. Laura Novoa contó que es disléxica y sensibilizó a todos los que la escucharon en el estudio del Cantando. A todos no: Karina La Princesita reconoció que “tiene empatía con el corazón, pero no con el puntaje“. Y le clavó un 6.

Después de cantar el tema “La vida es un carnaval“, aquel que popularizara Celia Cruz, la actriz y su compañero, Patricio Arellano, aguardaban con gesto serio las devoluciones del jurado. Novoa es una de las participantes más criticadas y parece “sufrir” su estadía en el certamen. Y Nacha arrancó como para profundizar esa carencia.

La canción no me gusta, así que eso ya es un problema” comenzó Nacha, quien después criticó el desempeñó de Novoa. Tras mencionar una serie de carencias que aun nota en sus salidas a escena, la coach la interrumpió y le pidió permiso para hablarle a su “entrenada“. Entonces, sorprendió al contar que “tenemos un problema“, y le pidió a Novoa que lo revelara.

“Tengo dislexia. Desde muy chica todo me costó mucho. A los chicos con capacidades diferentes nos pasa, siempre, pero se puede hacer con esfuerzo. Mi agradecimiento a todos los maestros” dijo Novoa.

Tras manifestar algún titubeo, Novoa contó que “soy disléxica, por eso todo me cuesta tanto. No quiero hacerme la víctima, no lo quería contar, lo hago porque me lo piden, nada más”. En segundos, la cosa cambió. El clima y la consideración. Hubo un aplauso que inició la propia Nacha, quien dijo que “hay cosas que son más importantes que el talento para interpretar una canción” y elevó su puntuación a 8.

A Karina la Princesita no se le movió un pelo. “Yo tengo empatía con el corazón. Te apoyo y afuera del certamen te doy un abrazo y te ayudo. Pero no tengo empatía con el puntaje” le dijo antes de ponerle un 6. La coach intentó explicarla que “la dislexia es un trastorno del aprendizaje que dificulta la lectura, la escritura y en este caso, estar a tempo” y la cantante le respondió “Ya lo se, ya sé todo eso“.

Era momento de ir al corte y Laurita tomó la palabra. Pero ante de pedir la pausa se mostró emocionada. Con lágrimas en los ojos le agradeció a Novoa “por abrirte, porque decir estas cosas, porque yo los escuchaba pedirte que contaras lo que te pasa y no imaginaba que podía tratarse de esto. Aparte, no sabíamos que tuviste que hacer toda tu carrera enfrentando esto“.

Novoa le contó que eso “fue una tortura, algo tremendo. A los chicos con capacidades diferentes todos nos cuesta horrores“.

Comentarios