in

More Rial mostró el chat que prueba la infidelidad de Facu Ambrosioni: “Solo le importaban las minas”

La hija de Jorge aportó evidencias del comportamiento errático de su ex y exhibió la conversación con otras mujeres.

More Rial y Facundo Ambrosioni protagonizan una historia repleta de contradicciones, un vínculo que transitó por el amor inconmensurable de traer un bebé al mundo, hasta peleas feroces, que adquirieron estado público. En los últimos días, la pareja terminó definitivamente y se separaron, ahora sí sin vuelta atrás. 

Claro que todo lo que sucedió continúa latente y ambos se encargan de aportar sus puntos de vistas o contar sus versiones de los argumentos de la ruptura. Mientras el futbolista hablaba anoche en el ciclo de vivos de Instagram de Paparazzi con cierta prudencia, ella armó una transmisión en su cuenta y develó datos estremecedores. 

More evitó los formalismos, o las frases encriptadas y fue al hueso para desenmascarar los verdaderos motivos del conflicto con el padre de su hijo. Para eso eligió exhibirlo en su live, que dispuso de la atención de cinco mil seguidores. 

La joven explicó que todo surgió por infidelidades del futbolista, e incluso amplió información al considerar que su exnovio deseaba organizar encuentros con varias mujeres a la vez. Así que More tiró la munición pesada: “Ya les mostré las pruebas…Les voy a mostrar otra prueba. Quería enfiestarse con minas, qué asco, miren…”.

Entonces, la hija de Jorge acercó una captura de pantalla que logró atrapar del celular de su expareja y mostró un chat privado. “Vanesa Cravero, cuándo hacemos la fiestita”, leyó More. En esa conversación quedó al manifiesto las intenciones de Facundo de conquistar a otras damas. 

Para darle aún más credibilidad a su denuncia, More contó que consiguió ese documento al auscultarle el dispositivo a Ambrosioni. “Le revisé el celular cuando estaba borracho”, explicó después. “Dormía con el celular debajo de la almohada”, recordó. Evidentemente el jugador de fútbol necesitaba ocultar sus maniobras espurias, por lo que no se desprendía del teléfono ni cuando dormía. 

Comentarios