Natalia Oreiro reveló que su hijo Atahualpa tiene un hobbie artesanal muy poco común entre los chicos de hoy – Revista Paparazzi

Natalia Oreiro reveló que su hijo Atahualpa tiene un hobbie artesanal muy poco común entre los chicos de hoy

La enorme actriz, y cantante, exteriorizó las particularidades de la crianza de su pequeño.
TEVE
TEVE

Natalia Oreiro experimenta semanas muy movidas, primero por su salto por primera vez a Instagram, que la tiene muy entretenida y descubriendo las particularidades de ese mundo. Además, la uruguaya transita la recta final de la adrenalina del estreno del documental Nasha Natasha, que retrata su visita y furor en Rusia. 

En ese marco, para promocionar esta producción, la actriz abrió las puertas de su casa con Cortá por Lozano, el ciclo de Telefé que conduce Vero Lozano. En esa charla distendida, Natalia se sumergió en narrar las vicisitudes de la crianza de Atahualpa, el hijo de ocho años que trajo al mundo junto al gigante Ricardo Mollo.

En cuanto al crecimiento, Oreiro contó que son adeptos a un aprendizaje con poca tecnología: “Fue un poco por lo que nosotros le propusimos y en gran medida por lo que él eligió. Le damos las opciones que creemos que le pueden hacer bien y él va eligiendo. Ata es un niño que aprendió a caminar en el campo. Nosotros tenemos una casa en Carmelo y pasamos mucho tiempo ahí”.

"Atahualpa es muy manual, le encanta hacer origamis y no lo podés sacar de ahí", contó Oreiro.

Además, la actriz reveló que el pequeño dispone de una sinergía con lo manual, con lo artesanal, así describió: “Tiene un taller de carpintería porque Ricardo, su papá, es muy manual. A Ricardo le encanta desarmar guitarras y él era zapatero de joven, así que le encanta hacer cosas con las manos. A Ata le encanta hacer origamis y tiene a su maestro, que se llama Pedro y es un genio”.

Respecto a la práctica milenaria oriental, Natalia profundizó sobre el hobbie y la habilidad del niño: “Ata iba a su taller y cuando comenzó la pandemia, el profesor le propuso a sus alumnos hacerlo diario. Así que todos los días hace su clase de origami y no lo podés sacar de ahí. Eso es lo que elige y lo que lo construye. No porque haya una negación hacia lo otro. No está ni bien, ni mal, se parece a la infancia que yo tuve”.

Más información en paparazzi.com.ar

TEMAS

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig