Pampita y García Moritán intentaron una salida romántica y terminaron pidiendo ayuda en la calle: qué pasó en medio de la noche – Revista Paparazzi

Pampita y García Moritán intentaron una salida romántica y terminaron pidiendo ayuda en la calle: qué pasó en medio de la noche

Cuando regresaban de una velada romántica, sufrieron un desperfecto y necesitaron una mano. 
TEVE
TEVE

Sorpresivamente, Pampita comenzó a transmitir en vivo a través de su cuenta de instagram y en las imágenes se podía ver, en medio de la noche fresca y ventosa, a su marido Roberto García Moritán, de blanco, intentando cambiar la rueda del auto.

Al empresario se le complicó, lo que llamó la atención de una parejita que justo pasaba por ahí paseando un perro, se acercó y accedió a ayudarlos. La situación fue

Hasta ahí, el video solo iba transmitiendo lo que sucedía. Sin embargo, a medida que aumentaban los seguidores/espectadores, Carolina Ardohain comenzó a leer las bromas hacia su esposo y a contar lo que había sucedido.  “No me quiero reír porque están los chicos ahí dándolo todo. Ya hay 6700 personas viendo y dicen que hay una flecha que te indica donde va el gato”, bromeaba la modelo, quien además explicó que cuando pincharon la rueda, volvían de una cena.

"Hay 6700 personas viendo y dicen que hay una flecha que te indica donde va el gato”, bromeó Pampita.

Simpática, divertida y lejos de molestarse por el incidente, la conductora de Kzo siguió con el live y charlando con la pareja que los asistió, pero sin bajarse del auto. “Les mandan saludos de Dallas, Entre Ríos, Chile, España, Uruguay… “, leyó en voz alta la ex de Vicuña a modo de alentar a los muchachos que intentaban cambiar el neumático. 

PAMPITA BROMEO CON LA SITUACION. MORITAN SE TUVO QUE PONER A LABURAR EN PLENA CALLE.

Pero el público, que cada vez era más numeroso, le reclamaba a Pampita que bajara del auto. Lejos de esquivar ese punto, ella les contestó: “No me bajo porque no saben el frío que hace y no tengo abrigo. Estoy congelada solo por tener la ventana abierta. Así que no me bajo ni loca porque estoy muerta de frío”. 

"Estoy congelada solo por tener la ventana abierta. Así que no me bajo ni loca porque estoy muerta de frío”, explicó la modelo.

Una vez que solucionaron el problema con el auto, agradecidos por la ayuda de la gente, Roberto y Carolina partieron rumbo a su casa para descansar. Y si bien el matrimonio había planeado una salida romántica, no por el accidente, fue menos divertida. La modelo y el empresario supieron divertirse, reírse y compartir con sus seguidores transformando lo que era un problema en un vivo… y anécdota.

Más información en paparazzi.com.ar

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig