¡Qué dolor! La terrible patada que le dieron a Nico Occhiato «justo ahí» en su propio programa: «Guarda che, que Flor Vigna necesita esa parte» – Revista Paparazzi

¡Qué dolor! La terrible patada que le dieron a Nico Occhiato "justo ahí" en su propio programa: "Guarda che, que Flor Vigna necesita esa parte"

El conductor protagonizó un blooper impactante. Mientras el sufría, los demás se reían.
TEVE
TEVE

El programa se llama "Todo puede pasar". Y tiene razón. Completa y absolutamente todo puede suceder allí: hasta que el propio conductor le ponga el cuerpo a una prueba y termine derribado y retorciéndose de dolor por recibir una patada de una especialista en artes marciales... que no era tan experta. ¡Pobre Nico Occhiato!

La prenda se dejó ver riesgosa desde su mismo comienzo. Occhiato debía sostener una madera con sus manos y una muchacha, vestida como judoca, iba a saltar y a partirla en el aire de una patada. "¿Nunca te falló?" le preguntó el conductor. "Esteeeeeeeeee....." se mostró dubitativa ella. El titubeó, pero le dio para adelante. Gran error.

Para colmo, la muchacha se llamaba Florencía Jazmín Barrera, lo que podía suponer un buen augurio para el simpático pibe de San Justo que soñaba con ser jugador de fútbol y terminó siendo una figura de la tele. Con otra chica que tenía el mismo nombre (Florencia Jazmín Peña), Occhiato disfrutó el momento cumbre de su carrera al convertirse en un sorpresivo pero muy popular ganador del Bailando por un sueño.

LA SECUENCIA MALDITA: FLOR JAZMIN BARRERA ELEVA SU PIERNA LO MAXIMO QUE PUEDE PERO LE PIFIA A LA MADERA Y LE PEGA A OCCHIATO. ¡DOLOR!

Pero como ya se ha dicho en Paparazzi, los campeones del Bailando terminan cayendo en las garras de una impiadosa maldición. Ochiatto agarro la madera, la sostuvo entre sus manos y la colocó a unos centímetros de su cuerpo, más que nada para resguardar su rostro. Lo que no sabía es que la patada impactaría en otra parte de su cuerpo, muy muy cerca de la más dolorosa para los hombres.

"Florencia Jazmín" tomó carrera, elevó su pierna lo más que pudo y la bajó con toda la potencia posible: no hay que olvidar que su intento era quebrar una tabla de madera. Pero en vez de encontrar eso, falló en el cálculo y su pie impactó de lleno y a toda velocidad con la boca del estómago de Occhiato. Unos centímetros "más abajo" y al pobre pobre todavía le estaban contando pajaritos...

Ella se agarró la cabeza, pero después soltó una carcajada. El fue a parar al piso y no sabía si agarrarse el estómago o la cabeza. La prueba había fallado y Ochiatto lo había sufrido en carne propia. Después de algunos segundos de incertidumbre en los que se retorció y echó mil maldiciones, finalmente se incorporó y recuperó el buen talante. Curiosamente, en el estudio cantaban "Floreeeeeencia, Floreeeeeencia", como si celebraran que su jefe había recibido un golpazo de nocaut.

En Bendita recrearon el momento (Walter Queijeiro, uno de sus panelistas, es el inventor de la "patada descendente") y la gallega Lola Cordero cerró el tema con una cuota de humor. "Unos centímetros más abajo y no la contaba eh... menos mal que no le dieron ahí" acotó Beto Casella. Entonces, la española se acordó de la "novia eterna" (ahora se reconciliaron y hasta se fueron de vacaciones juntos) de Occhiato: "La que tiró la bronca y pidió más cuidado fue Flor Vigna, porque dice que ella justo necesita esa parte".

¿Puede ser verdad? Y sí: Todo puede pasar...

Más información en paparazzi.com.ar

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig