Soledad Pastorutti contó por qué decidió mandar a sus hijas a la escuela pública: “Hacemos una vida…” – Revista Paparazzi

Soledad Pastorutti contó por qué decidió mandar a sus hijas a la escuela pública: “Hacemos una vida…”

La cantante explicó el profundo motivo que la hizo inclinarse por la educación pública para sus nenas.
TEVE
TEVE

Soledad Pastorutti es, lo que se dice, una “profeta de su tierra”. Y aunque desarrolló una carrera federal con eje en Buenos Aires, ni sus compromisos laborales ni la nueva vida de posibilidades que se le abrió de chica le hizo perder su horizonte, sus ideales y convicciones.

Es que el mundo de La Sole, que se hizo famosa como “el Tifón de Arequito” está puesto ahí, en esa ciudad de Santa Fe donde pasó su infancia y adolescencia, donde fue al colegio, conoció a su marido y donde tuvo a sus dos hijas.

Por eso, cuando con su pareja tuvo que decidir donde asentarse y dónde educar a las nenas, que hoy tienen 11 y 8 años, Soledad ni lo dudó: ese lugar siempre sería Arequito y la escuela para Antonia y Regina sería la misma en la que ella y su hermana Natalia aprendieron a leer, sumar y restar.

“Es una escuela pública y van todos los chicos de diferentes clases sociales. Eso se puede hacer aún porque al ser tan chiquito el pueblo, nos conocemos todos”, contó Pastorutti en una entrevista que brindó a Pronto en la que habló de su vida familiar en Santa Fe.

“Yo nunca me fui de acá, y entonces la gente está acostumbrada a verme. Mis hijas van a la misma escuela que fue mi abuelo, mi papá, mi suegro, Jere (su marido)… y acá no hay otra opción tampoco. Hay tres escuelas públicas”, dijo además, en otra oportunidad.

La Sole aclaró que a pesar de que ella sea famosa, su vida es “totalmente normal”. “Por eso decidí vivir acá. No me imaginaba en Buenos Aires. Yo ahora estoy con calzas y zapatillas; y cuando termino la nota, me voy al gimnasio en bicicleta desde mi casa, y no pasa nada”, comentó.

La ex jurado de La Voz Argentina dijo además que no se pierde los compromisos típicos de “mamis y papis”. “Voy a las reuniones de padres y si no llego a ir, mi hija menor me empieza a reclamar”, señaló.

“A mí no me gustaba cuando mi papá no iba, lo cual era entendible porque se levantaba a las cuatro de la mañana para ir a laburar y por ahí las reuniones eran a las 8 de la noche”, completó, dejando en claro que, por su parte, hace todo lo posible por asistir a todos los eventos escolares.

Más información en paparazzi.com.ar

TEMAS

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig