Cómo conquistó Jakob von Plessen a Zaira Nara: la llamó 6 meses por teléfono desde África – Revista Paparazzi

Súper romántico: cómo conquistó Jakob von Plessen a Zaira Nara

La hermana de Wanda se enamoró a pleno de este hombre peculiar, que prioriza la vida al aire libre, que ama cabalgar y que posee un linaje familiar de realeza.
TEVE
TEVE

El viraje radical en la vida de Zaira Nara posee un nombre propio: Jakob von Plessen. El hombre que la conquistó, que la maravilló con su estilo disímil a todo, un licenciado en agronomía y piloto de avión, aunque con un espíritu especial de amar lo silvestre.

Jakob proviene de una familia con linaje de realeza, al punto que tiene el título nobiliario de barón. No continuó con la tradición de solamente criar caballos y salió al mundo, así vivió en África muchos años y creó un emprendimiento de turismo rural muy personalizado.

Lo cierto es que hace siete años construyó una pareja con Zaira, que se consolidó con el nacimiento de Malaika y Viggo. Así, la hermana de Wanda ya acostumbró a todos a esas experiencias en la Patagonia y en los campos pampeanos, lejos del glamour.

Todo esto se remite a un punto cero, al origen del amor. Nara había culminado de manera decepcionada un vínculo con Diego Forlán, su soltería se extendió durante meses, hasta que una amiga le pidió permiso para pasarle su contacto a un amigo.

Así se cristalizó un periodo muy extraño. “Primero dudé, claro, porque jamás había tenido una cita a ciegas pero, finalmente acepté. El tema es que se olvidó de comentarme un pequeño detalle: Jakob, en ese momento, estaba en Africa”, contó Zaira.

¿Entonces cómo la conquistó? Jakob entendió que no era un impedimiento la distancia geográfica: “Hablamos por teléfono durante 6 meses antes de tener una cita real, en persona. ¡Una locura! Me fue conquistando porque hacía cosas increíbles como andar una hora a caballo hasta encontrar un lugar, con señal, para charlar un rato”.

Y finalmente el primer encuentro, esa cita iniciática, esa oportunidad de verse personalmente tras el lazo telefónico. Zaira develó: “La verdad es que yo quería evitar la exposición pública porque uno nunca sabe con quien se va a cruzar cuando sale a comer. Invitarlo a mi casa me parecía un montón asi que me llevó un tiempo decidir qué hacer”.

Von Plessen la terminó de convencer con una noche simple, pero romántica. Nara recordó: “Dije: lo mejor es que vaya yo a su casa y, cuando tengo ganas, me voy y listo. Y así fue. Me cocinó algo rico, charlamos mucho y obvio: volví a casa loca de amor”.

Más información en paparazzi.com.ar

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig