in

Susana Giménez: “Creo que en mi vida la etapa del amor ya pasó”

Enfocada en otras cuestiones y disfrutando del día a día de su familia, la diva sostiene que su corazón está cerrado para los hombres.

SUSANA LA PASA BOMBA CON SU HIJA MERCEDES.

Susana Giménez (75) viajó a Misiones, y su visita a la provincia de la tierra colorada no pasó desapercibida. Lo hizo en el marco de la inauguración de un hotel que la declaró huésped de honor. La diva llegó acompañada por su hija, Mecha Sarrabayrouse y, más allá del compromiso, aprovecharon el viaje para pasear y disfrutar de los diferentes paisajes de Puerto Iguazú.

La última vez que había ido fue en 2014, y en esta oportunidad, para intentar esquivar a los fans y poder contemplar sin interrupciones, ambas se vistieron de una manera particular. Gorrito, un pañuelo hasta los ojos, anteojos y un gran tapado que lo único que hizo fue captar la atención de todos. Claro, la mayoría no las reconoció, pero sí se llevaron un sinfín de miradas por el atuendo con el que buscaron camuflarse.

“¡Mirá lo que parecemos! No doy más”, contó Susana en medio de uno de los paseos por la Garganta del Diablo. Si bien se trató de una visita exprés, porque el domingo 4 se tuvo que volver a Buenos Aires para llevar adelante su programa, no dejó de asombrarse ante el imponente marco natural. “Si bien pasó mucho tiempo desde la última vez, he venido varias veces a Cataratas, pero siempre me vuelvo a sorprender porque son fabulosas. Son divinas”, contó ante los medios.

MECHA CON SU CARA DE MUY BUENOS AMIGOS.

Durante la estadía denotó felicidad y entusiasmo. Disfrutar de este paseo y hacerlo en el momento en el que televisivamente le va muy bien, arrasando con quien se le ponga adelante los domingos, le da otro condimento a su presente. Tal vez, la parte negativa podría ser no dar con el hombre ideal. De todas maneras, cada vez que el tema se vuelve recurrente, sostiene que eso no es algo que la desespere.

En una entrevista con Caras, lo dejó en claro: “A mí dejame en paz con mis perros. Te aman, los animales son así; te aman sin pedirte nada. De todas maneras, no es que esté negada al amor, pero hoy por hoy no hay nadie que me haga latir el corazón por amor. A mí me gustan los pendejos, siempre fue así, pero a esta altura es distinto… puedo perder cualquier cosa, menos la dignidad. Creo que la etapa del amor ya pasó. Ahora estoy tranquila y nadie me hace sufrir. Porque al principio todo es color de rosas, pero después… mejor dejame así”.

La diva viene de varios desengaños, y en este sentido su fortuna siempre es el tema en cuestión. Saber diferenciar quien la quiere de verdad de quien se quiere aprovechar parece ser el tema a tratar.

¡Enredada! Las redes sociales parecen ser ese mundo que aún no pudo conquistar. A lo largo de su trayectoria logró imponerse en lo que quiso, llegar al éxito en cada emprendimiento, pero la tecnología parece sobrepasarla. Inmersa en ese mundo, más de una vez ha quedado expuesta, publicando fotos indebidas o como cuando se confundió de red social e hizo público un mensaje que era para Marley, pensando que lo había escrito en WhatsApp. “Soy un desastre, me llevo pésimo. A veces aprieto cualquier botón y me saco una foto yo misma hecha un monstruo y la publico sin querer, pero bueno, ya voy a aprender”.

LA DIVA FUE ENTREVISTADA POR NARA FERRAGUT.

Comentarios