in

Stefi Roitman enamorada de su nuevo perro peludo: “No me puedo resistir a este lamparón”

La actriz y su pareja, Ricky Montaner, ahora son “padres caninos”. Mao los llenó de alegría a pesar de hacer sus necesidades en el cuarto y estar recién operado.

Stefi Roitman sabe que pase lo que pase con su futuro, nunca más estará solita. Mao llegó a su vida para acompañarla por un largo camino, y con Ricky Montaner formaron una familia de tres.

El hermoso perro en colores blanco y negro, con gran pelaje y un dulce rostro, acompaña los días de la pareja, que se instaló, Miami, Estados Unidos, donde a ella la encontró el comienzo de la cuarentena

Enamorada de la mascota que la transformó en “mamita canina” hace menos de un mes, ella disfruta de acurrucarse y abrazarse al perro. Más en tiempos donde “osito” luce un protector en su cabeza, porque en los últimos días fue operado.

En plena etapa de recuperación de la cirugía, su “mami” y también “su papi” están pendientes de sus cuidados para que, lo más rápido posible, lo puedan volver a ver correteando por la casa, como cuando ni bien llegó al hogar

Igual, el peque –aunque su tamaño, a simple vista, ya es considerable- se las ingenia para no dejar de moverse lo más que puede. Y como buen cachorro que es juega con un hueso de plástico que especialmente le regalaron.

Feliz con la nueva compañía, la actriz no solo está pendiente de los avances en su salud y de disfrutar al “peludo” sino que es prudente a la hora de los “retos”.

Entre juguetes, música y abrazos estrujantes los saludamos. Y entre el padre y este bicho, cada vez muero más de amor“, compartió la actriz

Consciente de que es chiquito, Roitman no lo reta si, por las mañanas, encuentra con “algún regalito” en cualquier parte de su cuarto. “Hoy amanecí todo (con el emoji de desechos), desde las patas hasta el hocico”.

“Y, además, me hice pis en la cama de mis (emoji de papás). Pero como todavía soy muy bebé no me retaron demasiado”, le dedicó la actriz, a modo de tierno mensaje en las redes”.

“No me puedo resistir a este lamparón. Entre juguetes, música y abrazos estrujantes los saludamos. Y entre el padre y este bicho, cada vez muero más de amor”, compartió Stefi, recién tatuada por triplicado, con alegría  

Comentarios