in

Jorge Rial hizo un dramático editorial sobre el futuro de Intrusos: “Estamos todos asustados con el coronavirus, me guardo en casa por lo menos hasta fin de mes”

Paciente de riesgo por sus antecedentes cardíacos, el conductor anunció su salida del ciclo: “No somos imprescindibles”.

Debora Damato rompió en llanto. Adrián Pallares no pudo mover un músculo de la cara. Guido Záffora quedó petrificado. Rodrigo Lussich tampoco salió del asombro. No era para menos: es probable que el editorial de hoy que le escucharon decir a Jorge Rial haya sido uno de los más dramáticos que recuerden los 20 años de Intrusos en el espectáculo.

Conmovido por el caso de coronavirus que se le diagnosticó al jefe de iluminación de América, por la noticia del resultado positivo que arrojó el test de Lizy Tagliani y por el récord de casi 2.000 contagios que informó ayer el Ministerio de Salud, Rial abrió el programa con un discurso que sacudió a propios y extraños.

Visiblemente congestionado, además (había faltado al programa, esta semana, por una gripe), Rial confesó que estamos todos cagados, muy cagados. Todos. Nosotros, los que están atrás de cámaras, los que ocupan las oficinas del canal, los que están en la puerta. Esto llegó, se instaló, y no es joda”.

Rial puso énfasis en señalar una y otra vez que “nosotros por ahí tenemos mucho ego y nos creemos inmortales y poderosos, pero la realidad es que no somos imprescindibles”, una fórmula que repitió una y otra vez como si fuera un mantra: “no somos imprescindibles” dijo con insistencia.

Por sus antecedentes cardíacos, Rial es considerado “grupo de riesgo”. Ante el avance de Covid, no irá a América por lo menos hatsa fin de mes.

“¿Saben dónde somos imprescindibles? En nuestras casas. Débora es imprescindible para su hija, Rodrigo para su pareja, Adrián para su muer y sus nenas, Guido para los suyos, y yo para mi esposa y mis 4 hijas. Ahí somos imprescindibles, para nuestras familias, no acá en la televisión. Acá solo aportamos entretenimiento, que no es poco pero tampoco es tan importante” remarcó.

ROMINA TUVO MUCHO QUE VER EN LA DECISION DE RIAL.

Las caras de sus compañeros lo decían todo. Cuando Rial anunció el covid positivo de Lizy en el medio del editorial, Guido Záffora casi se desmaya. Un rato más tarde, él mismo contó que “La Floppy Cucú”, histórica asistente y compañera de Lizy, también tiene coronavirus.

“Hoy es el último día. Me junté con mis compañeros antes del programa y se los comuniqué. También lo hago por ellos, porque siento que con esta decisión los estoy cuidando. Hago lo que tenía que hacer” concluyó el conductor, ante el rostro pétreo de todos sus panelistas.

Rial tiene 58, y si bien por edad no está incluido en los grupos de riesgo, sus antecedentes cardíacos sí lo ubican dentro de ese sector. Fueron públicos, en ese sentido, los pedidos de su mujer, Romina Pereiro, para que haga realidad aquello de “quedate en casa” tan promocionado, curiosamente, en los canales de televisión.

Comentarios