La tremenda historia de superación del ex Floricienta Diego Mesaglio: «Con un trasplante recuperaría la visión del ojo izquierdo» – Revista Paparazzi

La tremenda historia de superación del ex Floricienta Diego Mesaglio: "Con un trasplante recuperaría la visión del ojo izquierdo"

En 2015, un accidente doméstico y una mala praxis lo enfrentaron a una prueba dificilísima. La recuperación fue larga y dolorosa, pero puede tener final feliz.
TEVE
TEVE

Año 2015. Buenos Aires. Diego Mesaglio, uno de los actores más prometedores de la factoría de Cris Morena, con pasos bastante exitosos por Floricienta y Rebelde Way, va al baño de su casa. Es un día cualquiera, pero para él empieza el martes 13 de su vida. Diego intenta agarrar una botella de alcohol, pero se le resbala. La botella está abierta y el contenido se derrama sobre su rostro y le empapa el ojo izquierdo.

Al rato, la molestia se torna insoportable. Diego va al médico, donde se le vuelve a cruzar un gato negro: el doctor que lo atiende lo lava así nomás, le pone una gota de anestesia y le sugiere que se ponga una gotita cada vez que le duela. El ojo está irritado y Diego, por desgracia, le hace caso al tordo. Se pone una, y otra, y otra gota de anestesia. La indicación real es 1 cada 12 horas, pero él se echa un frasco entero en un día. El daño que se hace sobre la cornea se vuelve irreparable.

"En pocas palabras, fue una mala praxis" contó él alguna vez, en una de las tantas notas que dio en estos 5 años. Diego tiene 36 y desde ese mismo momento protagonizó una de esas emocionantes historias de superación que merecen ser contadas y destacadas. Sobre todo ahora que Floricienta volvió con ratings de 14 y 15 puntos. En esa tira, cuyo protagónico correspondía a Flor Bertotti, su papel era el de Bata. Antes del accidente había trabajado en Graduados.

DIEGO CON TANIA EGLE LEZCANO, SU NOVIA, LA MUJER QUE LO AYUDO A RECUPERAR LA SONRISA.

En ese momento, Diego perdió por completo la visión del ojo izquierdo. Sin embargo, eso no fue todo. El dolor que le quedó por un tiempo fue extremo. "Era tan pero tan grande que me tenía que poner una gota de un remedio cada 15 minutos. Tenía quemada la cornea. Lo máximo que podía dormir eran 14 minutos y medio, porque al minuto 15 me tocaba una gota. Fue tremendo. Estuve noches enteras sin dormir" reconoció él.

A Diego le costó, pero de a poco fue saliendo adelante. Tardó dos años, por ejemplo, en volver a probar suerte con la actuación, que es lo suyo de toda la vida. Primero las intensas molestias y después un prejuicio estético fueron demorando su regreso. Paso a paso, como decia Mostaza Merlo, se fue reintegrando a la vida normal. En el medio, lo operaron 7 veces.

Los afectos siempre son importantes, y más en este tipo de circunstancias tan adversas. Hace un año y medio que Diego está de novio con Tania Egle Lezcano, la mujer que más lo ayudó a recuperar la sonrisa. Al lado de ella reconquistó ilusiones, sueños, deseos. Y se puso plazos y objetivos.

Ahora, mientras disfruta que Floricienta sigue vigente en el corazón de la gente ("el rating del primer día fue una locura", le dijo a Para Ti), Diego cuenta que "esta reposición me hace acordar a lo bien que la pasábamos, a los asados que nos comíamos y a cómo nos reíamos".

El sueño de Diego es recuperar el 50 por ciento de visión que le falta. Para eso, necesita un trasplante. "Ojalá se de. Podría recuperar la vista del lado izquierdo. Sería maravilloso. Estoy en lista de espera para un trasplante de cornea".

Más información en paparazzi.com.ar

TEMAS

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig