in

Natalie Weber se compró dos perros colorados y gastó 70 mil pesos: “Quería una raza específica”

La modelo se dio un sofisticado gusto personal. Se compró dos caniches pelirrojos por los que pagó treinta y cinco mil pesos cada uno

Después de la polémica por la muñeca igual a su hija, Natalie Weber apostó a otro extravagante regalo pero esta vez para ella. A modo de “auto regalo”, con ansias de cumplirse un gustito personal, la ex panelista de Incorrectas gastó setenta mil pesos en la adquisición de dos perros.

Mientras cumple con una estricta cuarentena puertas adentro de su casa de country en la zona de Tigre, la esposa del futbolista de Boca Mauro Zarate se compró dos caniches colorados por los que pagó treinta y cinco mil pesos por cada uno

LA FAMILIA DE WEBER Y ZARATE ESTA FELIZ CON SUS PERRITOS.

La modelo y sus dos hijos, Mía y Rocco, ya tenían a León, en color marrón. Pero, esta vez, Weber eligió apostar una tonalidad más sofisticada, en los cachorritos de dos meses: el colorado.

“Tenía el dinero para comprarme los perritos que quería y me quise dar el gusto “, contó la ex vayaina.

Los hijos de la morocha y el deportista están felices con la nueva adquisición, pero más lo está Natalie que se “enamoró” de los nuevos integrantes de la familia.

LOS CANICHES COSTARON 35 MIL PESOS CADA UNO.

“Me imagino que me llevan a llegar todo tipo de críticas porque no adopté y compré. No soy una persona que me guste dar explicaciones. Pero primero, aclaro que no los fui a buscar, me los trajeron, porque estoy cumpliendo con la cuarentena… Y a los perritos los compré porque quería una raza específica”, le contó Natalie a Paparazzi.

“No estoy en contra de la adopción ni mucho menos. Por el contrario, estoy a favor”, aclaró la modelo.

“No estoy en contra de la adopción ni mucho menos. Por el contrario, estoy a favor. Pero en este caso tenía el dinero para comprarme los perritos que quería y me quise dar el gusto. No entiendo cuál sería el problema de eso, yo no le veo nada malo”, respondió, categórica, sin pelos en la lengua.

Comentarios