Se filtraron más imágenes de la casa donde murió Maradona y crece la polémica en torno a la decisión de llevarlo allí – Revista Paparazzi

Se filtraron más imágenes de la casa donde murió Maradona y crece la polémica en torno a la decisión de llevarlo allí

Fueron difundidas por Informados de todo e Infobae y muestran una vivienda cómoda para vivir o pasar unas vacaciones, pero definitivamente inadecuada para una "internación domiciliaria".
TEVE
TEVE

La duda será eterna. ¿Por qué llevaron a Diego Armando Maradona a la tristemente famosa "casa del Barrio San Andrés", nadie reparó que allí podría sobrevenir el desenlace que finalmente sucedió? Nunca habrá una respuesta definitiva, pero sí indicios que permitan encontrarle algún sentido a todo lo que sucedió. Una serie de imágenes que brindaron Informados de todo (América) y el portal Infobae permitirán conocerla un poco más en profundidad.

Maradona, el jugador más grande de todos los tiempos, murió acostado en el playroom de la polémica vivienda hace una semana, entre los últimos minutos de la mañana y los primeros del mediodía del 25 de noviembre, al sufrir un paro cardiorrespiratorio fulminante.

A pesar de que se lo veía muy debilitado y de que hacía menos de 15 días que había sido operado de la cabeza, al momento del deceso no contaba con aparatología médica que sirviera para emergencias ni compañía de profesionales de la salud adecuados: no había oxígeno, ni desfibrilador, ni ambulancias, ni un médico clínico ni mucho menos un cardiólogo. Los que intentaron reanimarlo fueron un sobrino, un muchacho de apodo Maxi que era "el jefe del entorno", una enfermera, un psicólogo, una psiquiatra y el hombre que trató de hacerle respiración boca a boca: su custodio o chofer, porque cumplía las dos funciones.

En medio de esa "desorganización" y esa carencia de recursos adecuados para una urgencia falleció el ídolo mundial más grande de todos los tiempos, cuya fortuna o generación de recursos a lo largo de vida se calcula entre los 500 y los 1.500 millones de dólares, y quien ha pasado días comiendo, viviendo y durmiendo con jeques, príncipes, sultanes, presidentes y distintos magnates alrededor del mundo. Aunque cueste creerlo, así sucedió.

Hoy, la acción de la justicia trata de determinar qué responsabilidad les cupo al doctor Lepoldo Luque, un neurocirujano y amigo del ex futbolista que además hacía las veces de "médico particular", y a la psiquiatra Agustina Cosachov, la encargada de supervisar la "salud psíquica" de Maradona. Hay "miles de versiones" acerca de los medicamentos que se les suministraban al astro. Se habla desde que "en su entorno lo tenían dopado porque así era más fácil sacarle la plata" hasta de que se le daban pocos remedios precisamente para no comprometer su frágil estabilidad cardíaca.

Por otro lado, la discusión mediática y pública ha puesto la mira en la casa del barrio San Andrés. Los interrogantes son varios: ¿Quién decidió llevarlo a ese lugar? ¿Por qué? ¿Cuáles fueron los motivos para alojarlo con tanta premura en esa casa? ¿Quién la alquiló? ¿Por qué no se reparó en que faltaban todos -absolutamente todos- los elementos que podían servir si Diego llegaba a descomponerse como finalmente sucedió?

La casa está a tono con casi todas las que hay en los barrios privados de esa zona del conurbano. A unos 2 kilómetros se encuentra Nordelta, que presenta los barrios más top (La Isla, Castores y el Golf) de toda esa zona, que está plagada de emprendimientos similares. Para instalarse a vivir o para pasar unas plácidas vacaciones, está genial. Para que un paciente transcurra allí una "internación domiciliaria" como la que debía efectuar Maradona, era definitivamente inadecuada.

La casa tiene dos plantas, en cuyo interior hay un cómodo living, una amplia cocina, baños en suite, baño principal y baño secundario, habitaciones cómodas en la planta superior y el famoso playroom de planta baja, que ante la imposibilidad de subir escaleras de Maradona fue improvisado rápidamente como "pieza" para que Diego durmiera allí. Para que se movilizara menos, incluso, se agregó un "baño químico", "ortópédico" o "portátil" (tambien hay polémica en cuanto a eso) al lado de la cama. Fue lo único que pusieron. De otros elementos, ni noticias.

La parte exterior es, como en casi todas las casas de este tipo, de lo mejor que tiene la propiedad. Hay un amplio espacio verde con una pileta de natación, una "canchita de fútbol", aros de basquet y claro, un quincho dispuesto para asar todo tipo de carnes y preparaciones. Pero Diego no estaba en condiciones de disfrutarlo, y sólo alcanzó a verlo.

Más información en paparazzi.com.ar

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig