Tamara Paganini habló del hambre que pasó al terminarse lo que ganó en Gran Hermano: “Sólo tenía…» – Revista Paparazzi

Tamara Paganini habló del hambre que pasó al terminarse lo que ganó en Gran Hermano: “Sólo tenía..."

La ex participante de la primera edición del reality pasó por Hay que ver y reveló tremendas anécdotas de la fama que nunca buscó.
TEVE
TEVE

Veinte años atrás, se estrenaba en la Argentina la primera edición de Gran Hermano, un furor absoluto que elevó a sus participantes a la categoría de estrellas. Pero a todo ascenso efímero le sigue la caída, y sobre esos duros momentos habló Tamara Paganini, que fue parte y, también, víctima, de ese fenómeno mediático.

De visita en Hay que ver, Tamara recordó lo que le pasó al salir de “la casa más famosa” consagrada como subcampeona, dueña de una fama que nunca buscó y que siempre le pesó, y que durante mucho tiempo le hizo la vida imposible.

Paganini admitió que sólo había entrado al programa para probar suerte y ganar dinero, pero lo que le pasó cuando se le agotó lo que había obtenido fue dramático.

“Gané 39 lucas, y todavía era el ‘1 a 1′. Para comprarle una casa a mis viejos no me alcanzó, pero les di plata para que la inviertan. Invirtieron en el 2001, imaginate como les fue. La plata de GH desapareció”, aseguró la rubia en el ciclo de El Nueve.

Según contó, el premio le alcanzó para vivir durante tres años. Pero, un día, sus arcas quedaron en cero. “No tenía un peso. Literalmente, no tenía para comer”, señaló, y para describir esa situación desesperante contó una anécdota muy dramática.

“No tenía un peso. Literalmente, no tenía para comer. La plata de Gran Hermano desapareció".

Yo estaba viviendo con Pato Villamea (también participante del reality) y lo único que había eran unas berenjenas medio podriditas. Me fui, Pato llegó a casa y cuando vuelvo le pregunto: ‘¿Y mis berenjenas?’ ‘Las tiré, estaban todas podridas’, me dijo. ‘Pato, es lo único que teníamos para comer’. Y ahí nos fuimos a la bolsa de basura a sacar las berenjenas, porque era lo único que teníamos”, rememoró.

A la vez, Paganini enumeró los padecimientos de su vida diaria en ese momento, cuando su cara no pasaba desapercibida: “Yo me tenía que disfrazar de hombre para salir caminando. A mi novio también lo perseguían mucho: un día lo hicieron chocar con el auto para sacarle una foto”.

La fama también le jugó en contra para salir adelante, ya que no podía conseguir trabajo y le “tenían que ir a hacer las compras”. “Era como si tuviera Covid”, comparó.

Pero había más: “No podía ir a visitar a nadie. No podía tomarme un colectivo, un tren, gasté una fortuna en remises”.

"No podía ir a visitar a nadie. No podía tomarme un colectivo, un tren, gasté una fortuna en remises”.

Incluso dijo que tuvo experiencias “al nivel de un rockstar”: “Quizás alguien se daba cuenta de que yo estaba arriba de un auto y se paraba el tránsito en Avenida del Libertador. Los autos se quedaban vacíos y todos golpeándole al remisero el auto”. Una pesadilla.

Más información en paparazzi.com.ar

TEMAS

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig