in

Mirá el sorprendente cambio de look que se hizo Araceli González y causó furor en redes: “Movimiento, placer, blonda”

De Morocha a rubia, la actriz protagonizó una de las transformaciones estéticas más fuertes de la cuarentena.

La frase es más vieja que la humedad. Bueno, no tanto. No tiene esa cantidad de años pero es innegable que mantiene su vigencia. Aquello de que “A Araceli González todo lo queda bien” ha quedado demostrado una vez más, por si hacía falta.

La actriz venía medio silenciosa en este período de aislamiento. Se había guardado mucho porque después de la tremenda infección que sufrió en la zona renal había quedado con las defensas bajas. Y como es mejor prevenir que curar, decidió encerrarse en su casa y salir poco y nada para no exponerse a un riesgo innecesario.

Pero claro, la cuarentena no duró 40 días sino que ya lleva casi 140, y estaba claro que una mujer inquieta, fuerte y decidida como Araceli no se iba a quedar quieta cuatro meses y algo más. Y lo primero que hizo apenas se habilitaron las peluquerías y los centros de estética fue protagonizar un cambio de look revolucionario.

La actriz se puso en manos del estilista Lucas Barbolla y el resultado de su trabajo causó alto impacto en las redes, donde ella lució su nueva imagen y recibió la inmediata aceptación de sus seguidores, que en cuestión de minutos ya habían generado casi 50.000 reproducciones del videito que subió.

Ahora, la cara de Araceli se ve enmarcada por un flequillo y por una especie de desmechado que cae por encima de los hombros. Otra variante es el tono: desapareció el oscuro y fue reemplazado por uno mucho más claro, que parece ser la tendencia imperante en todo el mundo.

TODO LE QUEDA BIEN. ARACELI GONZALEZ PASO DEL MOROCHO AL RUBIO

Una de las que reaccionó primero fue su hija, Florencia Torrente, quien anoche debutó en el Cantando por un sueño. Una sola palabra le alcanzó para definir lo que le parecía el trabajo: “Potra” le escribió. También escueto pero elocuente resultó Daniel Ambrosino, quien le escribió “good“, “bien” en el idioma inglés.

El cambio de look de Araceli llega en medio de la crisis financiera que llevó a la bancarrota a Polka, la empresa de su ex, Adrián Suar, al que ella misma dijo que ayudó a fundar prestándole ahorros que tenía cuando eran pareja. “Yo me siento accionista pero nunca me dieron participación” dijo ella hace poco. Ahora, debe estar agradeciendo no tener nada que ver con la productora.

Comentarios