in

Baby Etchecopar le contó a Eduardo Feinmann que el Negro Oro se reconcilió con Pancho, su novio: “Me dijo que está muy feliz”

Se habían separado el año pasado. “Lo vi mejor, recuperó la sonrisa” dijo el polémico conductor.

En la radio, los programas no terminan. Le dejan su lugar al que está por empezar con un “pase” entre los conductores. Alguien tuvo la idea hace algunos años, funcionó y como sucede siempre frente a ese tipo de respuestas, todos fueron atrás. El tono de las charlas suele ser frugal, mucho menos riguroso que en los momentos centrales de los ciclos.

Algo así sucede cuando Eduardo Feinmann concluye su ciclo en Radio Rivadavia, llamado Alguien tiene que decirlo, y le deja su lugar al de Baby Etchecopar, cuyo título es Baby en el medio. Ocupan la segunda mañana y la primera tarde de la emisora que se ubica al 630 del dial.

VIVA… ¡EL AMOR! EL NEGRO ORO, PANCHITO, Y LA V DE LA VICTORIA.

Feinmann y Baby, dos de los hombres más polémicos, controversiales y a la vez escuchados de los medios, charlan habitualmente en tono gracioso. En el medio de ese ánimo ameno, Etchecopar sorprendió al contar que se había encontrado con Oscar González Oro, que también se sumó a Rivadavia, por la tarde, y sobre todo al anunciar que el mendocino “volvió con Pancho, otra vez están de novios”.

Feinmann, famoso entre muchas otras cosas por los términos que utiliza para llamar a quienes fuman marihuana (“charuteros“) quedó shockeado ante la información. “¡No me digas! No sabía nada, no me dijo nada el Negro, qué bueno”, alcanzó a decir, aún sin salir del asombro por la novedad.

EL NEGRO LLEVO A PANCHITO A LA TELE. LUEGO SE SEPARARON, Y AHORA VOLVIERON.

“Si, me lo contó el otro día. Lo vi bien, está muy feliz. Era lo que quería, por suerte está bien el Negrito” agregó Baby, descontracturado y lejos de su habitual tono guerrero, frontal y combativo. Entonces, Feinmann aportó que “me pone muy contento, se que estaban muy enamorados. Se habían peleado una vez, qué se yo, esto es mejor”.

“Me dijo “estamos rearmando el putódromo”” cerró Baby, con una frase que despertó las carcajadas de todos lo que participaban de la charla. Poco después, Feinmann se despidió con un breve saludo y Baby arrancó con su editorial diaria. Así, sin más, porque los programas en radio no terminan más.

AMOR INTENSO

González Oro tuvo otras parejas, pero ninguna historia de amor fue tan importante como la que vivió con Pancho. Junto a él se lo vio feliz, sonriente, pleno, dichoso. En su momento, no dudó en presentarlo ni en hacerlo “un poco famoso“, mostrándolo en sus redes sociales y hablando de él, abiertamente, en cuanta nota le hicieron.

Pues bien, ¿Quién es “Pancho“? Lo primero que hay que decir que es bastante mas joven que el “Negrito“, y que es un muchacho apuesto y con “buen lomo” que en sus redes sociales suma elogios y felicitaciones por su pinta.

Todos lo conocen como “Pancho“, o “Panchito“, pero por supuesto que tiene nombre y apellido: se llama Mauro Francisco, y tiene corazón y vocación de artista. Le encanta la actuación, le gusta tocar la guitarra y de la mano del Negro, además, llegó participar en alguno de sus programas.

Transitaron un amor intenso. Lo disfrutaron y se lo gritaron al mundo. Contaron intimidades (cómo se conocieron, dónde vivían, cómo pasaban sus noches) y se pasearon, orondos y felices, por la tele y por las revistas. Hasta que se pelearon, de la noche a la mañana. Y a Oro se lo vio triste como nunca. Sus posteos en redes sociales eran, cuanto menos, desgarradores. Ahora, según lo que contó Baby, “recuperó la sonrisa”.

PANCHO DES DE HURACAN Y LOGRO QUE EL NEGRO LO ACOMPAÑARA A LA CANCHA.

Pancho tiene otra debilidad. Es fanático de Huracán, al que sigue en vivo y en directo cada vez que el “Globo“, como se le dice al equipo con sede en Parque Patricios, al sur de la ciudad de Buenos Aires, juega de local. Incluso, se pudo ver a Pancho y al Negro en las plateas del estadio Tomás Aldolfo Ducó, al que se conoce popularmente como “El Palacio” y está considerado un “monumento del art decó“.

Cuando pase la pandemia y regrese el fútbol, volverán a gritar los goles juntos.

Comentarios