La carta de amor que recibió Paloma Ortega, la hija de Guillermina Valdés, de su famosa novia – Revista Paparazzi

La carta de amor que recibió Paloma Ortega, la hija de Guillermina Valdés, de su famosa novia

La hija de Sebastián Ortega está en Europa, pero el romance continúa.
ROMANCES
ROMANCES

Paloma Ortega adquirió enorme visibilidad hace unos años por sus pasiones, esas aficiones muy relacionadas con la familia como la fotografía e incluso el modelaje, en idéntico camino de su madre Guillermina Valdés. También se agudizó su posicionamiento en la opinión pública por su noviazgo con Ana Mir, la hija de Lalo Mir.

La hija de Sebastián Ortega protagoniza una trama amorosa impresionante, con ese flechazo que surgió con su pareja hace varios meses y que de poco se animaron a contar en las redes sociales, más allá de no acudir a un mensaje liso y llano, sino con diversos posteos.

Este fin de semana, Paloma llegó a la edad de veinte años y en ese contexto, Ana optó por saludarla en su feed de Instagram con una tremenda frase, que constituye una prueba fidedigna de los sentimientos que las unen, que las estimulan a elegirse día a día.

La hija del enorme Lalo Mir armó su publicación con una foto de Ortega muy canchera, en la que luce un look increíble con una gama de prendas muy modernas, y le escribió sin vueltas, ni tapujos lo que late en su corazón, todo lo que le genera en su alma: "Felices 20 Pali. Ya estás mayor, te amo".

En ese posteo apareció el propio locutor para comentar: “Feliz cumple. El look infinito". Toda una señal que la relación marcha viento en popa y que todos las eslabones de la constelación familiar se entrelazan en una armonía y en el apoyo de este lazo amoroso.

Por su parte, Guillermina también apareció en el posteo para aportar su granito de arena al redactar: "Qué facha, por dios". Así la ex de Marcelo Tinelli también felicitó a su hija por este aniversario de su llegada a este universo, a ese momento tan especial que ocurrió hace dos décadas.

La modelo contó en su momento el episodio tan emotivo que experimentó cuando Paloma le confesó sus gustos sexuales. “Me lo contó llorando, con angustia, y después se quedó encerrada en su cuarto durante un tiempo. Ella me lo contó angustiada. Primero fue tremendo porque yo no lo imaginaba. Pensé: `¡Ay, qué mal! ¿Cómo no me di cuenta? Qué dormidita. ¿Qué le pasa, señora?”.

Más información en paparazzi.com.ar

TEMAS

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig