¿Macumba? Eduardo Costantini habló del gualicho con «agua de tanga» que le habría hecho Elina Fernández: «Es todo un…» – Revista Paparazzi

¿Macumba? Eduardo Costantini habló del gualicho con "agua de tanga" que le habría hecho Elina Fernández: "Es todo un..."

En el verano, antes de que se casaran, a su joven esposa la acusaron de haberlo "amarrado" con "magia negra".
ROMANCES
ROMANCES

Fue uno de los grandes temas de la temporada farandulera pre-pandemia. El casamiento del megamillonario Eduardo Costantini con la joven modelo Elina Fernández, en febrero de este año, fue comentario de todo el ambiente antes de que el coronavirus nos cayera con todo su rigor. Mucho más cuando trascendió que ella lo habría "subyugado" gracias a un extraño "gualicho" llamado "agua de tanga".

Costantini, que forma parte de la lista de las 50 personas más ricas del país (un ranking en el que lo ubican, incluso, en el top ten o cerca de él), fue reporteado por el programa La Jaula de la moda, que Horacio Cabak, uno de los grandes protagonistas de la cuarentena, conduce en el canal Ciudad Magazine.

Las declaraciones del hombre de negocios, creador, entre otros emprendimientos, de Nordelta, el barrio cerrado más grande de latinoamerica, se dieron en un marco un tanto curioso. Durante un móvil, jugó a ser asistente de su esposa, a quien lleva 51 años. El tiene 70, y ella 29. Mientras tanto, los panelistas aprovecharon para hacerle preguntas.

Eduardo Costantini, uno de los empresarios más ricos del país, tiene 71 años. Elina, 29. Se casaron en febrero en medio de una polémica con los familiares de él.

En ese marco distendido y ameno, Mariano Caprarola jugó a ser tarotista. Y además de tirarle las cartas y pronosticar que en algún momento serán padres, dijo que la baraja le decía que "el agua de tanga" no existía. "Que lo sepan todas las yeguas que lo dijeron. Esto no existe" dijo el especialista en modas.

Fue entonces cuando Costantini sorprendió con una declaración arriesgada, alejada de su habitual tono medio y calmado. "Obvio, eso es un invento total". Después sonrió, y siguió jugando dulcemente con su esposa.

Elina, por su parte, nunca perdió el buen talante. Toda la nota se dejó ver alegre y bien predispuesta. Incluso, aclaró con ganas que "es la primera entrevista que brindamos desde que nos casamos, y a los dos nos encanta compartir nuestra felicidad con el resto de la gente".

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig