Así son los días de Lola Latorre después del escándalo de la fiesta clandestina: encierro, televisión, celular y series – Revista Paparazzi

Así son los días de Lola Latorre después del escándalo de la fiesta clandestina: encierro, televisión, celular y series

La joven aguarda "confinada" que pasen los días y pueda reintegrarse al Cantando. Mientras tanto, enterate todo lo que hace.
TEVE
TEVE

Una foto. Un simple foto. Una mínima imagen puede cambiar el futuro inmediato -y una porción importante de lo que vendrá después- de Lola Latorre. Eso o un video. Si aparece algún testimonio de la muchacha en la fiesta clandestina que se desarrolló en un campo de la ciudad de Mercedes, su lugar en el Canatando 2020 penderá de un hilo. Mientras no se la vea disfrazada de Ninja, de Princesita, de Pirata o de Teletubbie y hasta su regreso al realitie, debe permanecer confinada en su domicilio junto al resto de la familia. Esa fue, al fin y al cabo, la "sanción" que recibió por haber ido, según ella, a buscar a una amiga.

Aunque no tiene ni el 10 por ciento de la personalidad picante y filosa que muestra todos los días su mamá, Yanina Latorre, tanto en su función como panelista de LAM como cuando utiliza sus redes sociales para dar respuestas o descargas, en el último mes Lola le robó protagonismo en el podio de personalidades más polémicas del mundo farandulero. A diferencia de lo que ocurría antes, cuando era la muchacha la que debía opinar de los escándalos que protagonizaban sus padres, fue "Yani" la que debió hablar de los problemones en los que se metió su hija. Las cosas se dieron vuelta de manera dramática.

Primero, Lola debió dar explicaciones por haberse burlado de los "movimientos" que Nacha Guevara muestra en cada gala del Cantando 2020. En realidad, le estaba dando una nota al programa satélite Este el show cuando le preguntaron cómo estaba su compañero de equipo, el youtuber Lucas Spadafora. "Dice que está asustado. Está temblando como Nacha". Por más pedido de disculpas que dio al aire, la jurado les sugirió a los dos que hicieran una especie de "probation" yendo a instituciones que traten con pacientes de Parkinson. Ninguno de los dos le llevó el apunte.

Cuando las aguas habían calmado un poco, se hisopó y dio positivo de covid 19. No sufrió grandes trastornos. Su papá, el ex futbolista y actual comentarista Diego Latorre, en cambio, debió ser internado por 4 días. Yanina, que permaneció aislada pero jamás tuvo un mínimo síntoma, recién volverá a trabajar el próximo lunes. Hace más de dos semanas que ni siquiera sale a la calle a hacer una mínima compra. Nada. está en casa haciendo los deberes. Como corresponde.

Pero lo peor sucedería el último fin de semana. Durante las primeras horas del domingo trascendió que Lola había sido "demorada" en una fiesta clandestina que con motivo de Halloween (o "Noche de brujas") se desarrolló en un campo de la localidad de Gowland, partido de Mercedes, en la provincia de Buenos Aires. Desde entonces se sucedieron todo tipo de versiones. Primero se dijo que era mentira, pero rápidamente la policía confirmó la especie. Después llego la última explicación, brindada a tres bandas por la propia Lola, por Yanina y también por Fernando Burlando, el abogado de la familia: fue a la fiesta, estuvo en el campo, pero no participó, sino que acudió al llamado de una amiga que se había asustado por la llegada de la policía.

Con el antecedente fresco de Pablito Ruiz, convocado al Cantando pero expulsado sobre la marcha al trascender fotos de su participación en un encuentro clandestino, la gente clamó por una sanción similar. O sea, que Lola se quede afuera del certamen. Como ella sostuvo que no participó de la fiesta y dijo, desesperada, "si me quitan el Bailando me muero, literal", la "condena" fue intermedia: dos semanas de suspensión y confinamiento en su casa.

Allí está Lola, entonces. Encerrada. A veces de buen humor, a veces un poco chinchuda, a veces un poco fastidiosa. Ciclotímica, como cualquiera en una situación parecida a la suya. Como todas las pibas de su edad (a esta altura del partido, como cualquier persona de todo el planeta con un poder adquisitivo que le permita adquirir un smartphone) está todo el día con el aparatito en la mano. Y aunque sus redes sociales las tiene en "en suspenso" (la cuenta de Twitter directamente la cerró por las agresiones que recibía) ella sabe cómo entrar para darles un vistazo y ver de qué se habla. Lola mira el Cantando para ver cómo sigue la cosa y cómo viene la mano, aunque le da bronca no poder estar ahí y se lamenta por haberle hecho caso a la amiga que la llamó. Está un poco arrepentida de haberse largado con el auto, si bien eso demuestra, también, que es una amiga leal y consecuente. No le preocupó su estabilidad laboral, sino ayudar a la chica. También mira series, escucha música y aprovecha para entrar su garganta.

Si le toca volver quiere estar afilada. Sabe que le van a exigir más que antes y más que al resto. Mientras no aparezca la foto, y mientras no se mande otro macanón y rompa el aislamiento, el lunes 16 de noviembre estará en condiciones de retornar.

Más información en paparazzi.com.ar

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig