Diego Topa habló de la tremenda y rarísima fobia que padece: “No lo puedo controlar” – Revista Paparazzi

Diego Topa habló de la tremenda y rarísima fobia que padece: “No lo puedo controlar”

El animador estuvo en Almorzando con Mirtha Legrand y se animó a revelar su mayor miedo.
TEVE
TEVE

Como animador infantil, hace años que Diego Topa es una de esas figuras imbatibles: sus programas suelen ser los preferidos de su público y cada año llena salas de teatro. Pero, a pesar de ser una suerte de superhéroe para los más chiquitos, Topa tiene un tremendo y curioso “Talón de Aquiles”.

¿Qué le pasa a Diego? Desde que es chico padece una extraña fobia llamada “colombofobia”, por la que le tiene muchísima aversión a todo tipo de ave. Sobre ese trauma habló en la última “mesaza” del Almorzando con Mirtha Legrand, donde intentó dar con el origen de su miedo irracional.

“No lo puedo controlar, le tengo mucho miedo, no responde mi cuerpo”, aseguró Topa, que dijo temerle a pollitos, pájaros, palomas, gallinas, en fin, a todo ser alado que aparezca en su camino. Un rechazo que, más de una vez, le resultó limitante en su vida cotidiana.

Y cuando Karina Mazzocco quiso saber si le había pasado algo en su infancia relacionado a las aves, el presentador de Disney recordó una horrible situación que vivió en un zoológico de jaulas abiertas (que, a todo esto, cerró sus puertas poco después de que un oso le amputara un brazo a un nene).

“En el zoológico de (Jorge) Cutini yo estaba con la bolsita de las galletitas, me corrió un avestruz y me la sacó. No sabes lo que fue… ¡Mis galletitas! Fue muy feo. De verdad es fuerte que te corra un avestruz”, contó el artista, con humor pero dejando en claro que la secuencia lo marcó.

“A mí me gustaban los pollitos, no les tenía miedo de chico. Me acuerdo que en el barrio vendían pollitos de colores. A lo mejor se murió alguno y eso me hizo poner mal”, agregó. Incluso indicó que la fobia lo llevó a buscar ayuda, pero no tuvo suerte, y contó lo que le pasó cuando se fue a Río de Janeiro, donde abundan las palomas, con un amigo psicólogo.

“Allá te comen todo. Pasaban volando de un lado al otro. No podía ir a la playa, no estaba relajado”, señaló Topa, que agregó que su hija Mitaí no heredó su problema: “Por suerte no tiene nada de miedo y ama a los pajaritos".

“No lo puedo controlar, le tengo mucho miedo, no responde mi cuerpo”.

Más información en paparazzi.com.ar

TEMAS

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig