¡Escándalo en Intrusos! Flor de la Ve calló a las panelistas y Marcela Tauro quedó muda: «¡Yo soy la…!» – Revista Paparazzi

¡Escándalo en Intrusos! Flor de la Ve calló a las panelistas y Marcela Tauro quedó muda: "¡Yo soy la...!"

El aire se puso tenso en América.
TEVE
TEVE

Un momento de altísima tensión y fuerte incomodidad se vivió hoy en Intrusos cuando Florencia de la Ve puso el grito en el cielo porque no podía encauzar una discusión entre las panelistas y le aclaró a las chicas que la que manda ahí es ella. La cara de Marcela Tauro se transfiguró, y por unos cuantos minutos no volvió a abrir la boca. ¿en señal de protesta a la actitud de Florencia?

La mesa de Intrusos, desde siempre, es un ámbito de discusión y de debate. Allí se cruzan ideas, pensamientos, pareceres y opiniones. A veces con más calma y otras con más euforia y vehemencia. Depende, muchas veces, del tema que se toca.

Y como el conflicto que rodea por estas horas la vida de Wanda Nara ha puesto en estado de efervescencia pura a la farándula argentina, el debate fue acalorado. Unas y otras dieron su punto de vista con pasión para decir lo suyo sobre las cuestiones que rodean a la mediática, a Mauro Icardi y a los nuevos integrantes del culebrón: L-Gante y su ex, Tamara Báez.

En eso estaban en la mesa con más historia de la actual televisión cuando De la Ve quiso poner en caja la discusión frenando las intervenciones de sus compañeras de mesa. Quiso hacerlo, pero no lo logró. No pudo una, no pudo dos ni pudo tres veces. Cada uno de sus intentos resultó vano. Infructuoso.

Acaso sobrepasada por esa situación y porque advertía que las chicas no sólo querían divertirse, sino que también pretendían dejar sentada su postura, De La Ve decidió cortar de uno y pegó un grito que dejó a todos congelados. "¡A ver, a ver, a ver! Se callan porque la conductora soy yo", dijo ella, que varias veces por semana debe pedir que "hablen de a una" porque, según ella, "si hablan todas al mismo tiempo la gente no entiende nada".

El silencio duró segundos que parecieron siglos. La tensión se había instalado con toda su fuerza y durante el resto del programa quedó flotando en el aire. La cara de Marcela Tauro fue un cuadro de Rembrandt: pura expresión. No le hizo falta hablar para que se "escuchara" lo que quería transmitir. ¿Cómo seguirá la cosa?

Más información en paparazzi.com.ar

TEMAS

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig