Genial: el padre de Messi viajó de Rosario a Barcelona con dos heladeritas llenas de lo que más extraña su hijo de Argentina – Revista Paparazzi

Genial: el padre de Messi viajó de Rosario a Barcelona con dos heladeritas llenas de lo que más extraña su hijo de Argentina

Mientras el mundo se pregunta dónde jugará el mejor del planeta, él sólo espera recibir las milanesas de su mamá.
TEVE
TEVE

Ni los 700 millones de euros que puede poner algún jeque para que juegue en su equipo, ni reencontrarse con los mimos y consejos paternales de Pep Guardiola, ni la posibilidad de volver a ser compinche de Neymar al pie de la Torre Eiffel. Nada. Lo único que puede conmover a Leo Messi, hoy, son las milanesas de su mamá. Sí, las milangas de la vieja. Y de peceto. Nada de nalga, cuadrada o bola de lomo.

Créase o no, la info es real. A pesar de la fortuna que puede guardar en un banco, los récords que batió a lo largo de su gloriosa carrera o de tener al mundo pendiente de sus próximos pasos, Messi sigue siendo un muchacho común y corriente. Por eso se hizo llevar desde Rosario un importante "cargamento" de su comida preferida: "las milanesas de doña Celia".

Jorge Messi, el papá de Lionel, viajó en las últimas horas desde la Argentina a Barcelona para reunirse con las autoridades del club Catalán y avanzar en las gestiones que puedan destrabar el conflicto que mantienen la entidad con su hijo. No viajó "solo": junto a él, se vio clarito en las fotos tomadas desde lejos en el aeropuerto, llevó dos "heladeritas" bien llenas. Como si fuera a un picnic, o a la playa.

JORGE MESSI, A PUNTO DE SUBIR AL AVION PRIVADO QUE LO LLEVO A BARCELONA. A SU LADO, LAS DOS HELADERITAS CON EL "TESORO".

La pregunta surgió rápidamente: ¿Qué llevaba allí? Decenas de respuestas fueron equivocadas: cerveza, jugos, pastas frescas, yerba (¿para qué pondría yerba en una heladera?), yogures que no se consiguen en España, dulce de leche, algún lácteo para los hijos de la Pulga.

Nada que ver. El que dio en la tecla fue el periodista Emiliano Pinson, quien en el programa "De acá en más", de la FM Metro, develó la gran incógnita: lo que llevaba Jorge Messi eran milanesas de peceto hechas por Celia, su esposa.

En un reportaje que le brindó a los diarios Olé y Clarín hace un tiempo, antes de un amistoso que enfrentó al seleccionado nacional con el de Alemania, un Messi más íntimo admitió que "lo que más extraño en el mundo son las milanesas de mi mamá. Son las que más me gustan". Si puede ser, de peceto. Y si son napolitanas, mejor aún. Quedo claro una vez más.

Otra muestra de su arraigo y apego a ciertas costumbres ya la había dado al casarse con Antonella Roccuzzo. Podría haber hecho ceremonia y fiesta en Barcelona, en Dubai, en las Bahamas. En el paraíso donde se le hubiera ocurrido. Pero no, eligió Rosario, la ciudad de los dos.

"Las milanesas de Doña Celia". Un buen título para novela costumbrista de Adrián Suar en otra época de Polka. O lo que más disfruta Lionel Messi, ni más ni menos. Porque clubes, sueldos, destinos, entrenadores puede haber muchos, pero comidas de la madre ¡Hay una sola!

Más información en paparazzi.com.ar

TEMAS

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig