in

Marcela Tauro rompió el silencio tras el escándalo con Rial en Intrusos: “¿Si vuelvo el lunes? Tengo que hablar con el canal”

La periodista habló con Paparazzi y sembró dudas acerca de su regreso al programa, del que fue suspendida tras cruzarse con el conductor.

Suspendida en Intrusos, Marcela Tauro se refugia en su otra pasión: la radio. Cada mañana, la polémica periodista, una de las “figuras de la semana” por su fuerte desencuentro con Jorge Rial, participa en el programa con más rating de toda la FM: El club Del Moro, en la 100. A la salida de la emisión de hoy, le dijo a Paparazzi que “todavía no hablé con Jorge, tengo que hablar con el canal” para saber si vuelve al ciclo el lunes, como se informó.

Paparazzi ubicó a Tauro a la salida de la radio, y la periodista habló por primera vez del escándalo que derivó en su salida (¿momentánea?) del programa insignia de América. “Yo estoy bien, trabajando. Todavía no hablé con Jorge. ¿Si vuelvo el lunes al programa? Eso lo tengo que hablar con el canal. Me estoy yendo antes de la radio porque tengo que ir al médico. Cuídense”, aconsejó ella.

Antes, en cada una de sus intervenciones radiales, Tauro se se dejó escuchar hoy jovial, fresca, graciosa. Habló, por supuesto, del tema que es lo suyo desde que asomó a los medios hace una punta de años: el espectáculo. Más que nada, los chimentos. En pocas palabras, lo mismo que hace en Intrusos. Es una de las mujeres con más trayectoria en los medios y su palabra es voz autorizada para meterse en conflictos, separaciones, romances o nacimientos.

“Me estoy yendo antes de la radio porque tengo que ir al médico. Cuídense”, dijo Tauro.

Pero esta vez la protagonista de la noticia fue ella. Nada más y nada menos. En una de las emisiones de Intrusos de esta semana, tocaban el tema “estrella” de estos días: lo acontecido con el doctor Ruben Muhlberger y su polémica “Klinik” de tratamientos estéticos: el médico terminó preso (ahora está con arresto domiciliario) y su “centro de salud” clausurado hasta que la justicia permita reabrirlo.

Como invitado estaba el ex recepcionista de la clínica, quien acusaba a Muhlberger de todo tipo de barbaridades. Sentadito al lado suyo, como fiel ladero, lo acompañaba su abogado. En un momento, Tauro interrumpió su relato para decirle que a ella le estaban pasando una información acerca de “ciertos manejos” incorrectos del empleado con el dinero de la clínica.

A PESAR DEL ESCANDALO, TAURO CONSERVA EL BUEN HUMOR Y SALUDO A LA GENTE EN LA CALLE

La situación se tornó incómoda, pero el aire se puso más tenso aún cuando Rial le pidió a Tauro que revelara “la fuente” de esa acusación. “No, yo no voy a decir quién me lo dijo” se defendió Tauro. Entonces, Rial volvió a la carga. “Mirá, si yo estoy dando todos los nombres, también los tenemos que dar todos”. “Vos sabés que yo no voy a revelar mis fuentes, pero mis informaciones son creíbles” le respondió Tauro.

“Tauro, si no vas a dar los nombres de los que te dicen esas cosas, no digas nada” cerró Rial ante el silencio de su panelista más experimentada, quien siguió el resto de la charla con la mirada totalmente perdida. Fue el comienzo de una situación que derivó en la suspensión de la picante periodista.

DE AHI A LA SUSPENSION

Al otro día, ya no estuvo en el programa. Su ausencia fue, cuanto menos, llamativa. Poco después se supo lo que había pasado: Tauro fue “suspendida” hasta nuevo aviso, aunque algunos dicen que el lunes volverá a ocupar su histórico lugar en el programa de chimentos. El propio Jorge Rial manifestó que “las cosas están bien, pero hasta el lunes no va a venir”. Ahora, Tauro dice que no habló con nadie.

SUSPENDIDA EN INTRUSOS, LA TAURO SE REFUGIA EN SU OTRO TRABAJO: PARTICIPA EN EL CLUB DEL MORO, EN FM 100.

Los compañeros de Tauro, en cambio, guardaron silencio. Vivieron la situación con la incomodidad lógica con la que se atraviesan este tipo de casos, pero trataron de no manifestarse para no echar más leña a un fuego que está en su peor momento. Consultados por Paparazzi en la puerta de América, perfirieron apurar el paso y no dar ningún tipo de declaración.

La radio se convirtió en el aliado para que Tauro transcurra el mal momento. Allí tiene de compañeras a Maju Lozano y Cathy Fulop, entre otros. El trabajo y algunos mensajes de aliento y apoyo que le hicieron llegar sus seguidores en las redes sociales y los oyentes de la 100 le retemplaron el ánimo, algo que nunca viene mal en circunstancias de este tipo.

FOTOS Y VIDEO: CARLOS GONZALEZ

Comentarios