Stefi Roitman defendió el elevado costo de su bikinis con una polémica frase: “Para mi están bien porque…” – Revista Paparazzi

Stefi Roitman defendió el elevado costo de su bikinis con una polémica frase: “Para mi están bien porque…”

Salió al cruce de las críticas y justificó el precio de sus trajes de baño. El más barato cuesta 90 dólares, unos 17.000 pesos.
TEVE
TEVE

Antes de regresar al país e instalarse con la familia de su novio en Nordelta para grabar La Voz, Stefi Roitman hizo el lanzamiento de su nueva marca de trajes de baño de dos piezas donde asistieron muchos famosos y donde cantaron en vivo Mau y Ricky.

Tras la presentación de este nuevo emprendimiento de la host digital de Telefe, su marca de bikinis My Happy tomó repercusión en las redes sociales tanto por la noticia como por la versatilidad de las prendas… y donde la acusaron tanto de plagio como de venderlas muy caras y en dólares.

Por su parte, y a poco de revelar su nueva faceta como empresaria textil, Stefi compartió en instagram “están explotando la web. ¡Salió, salió! Están a la venta las primeras bikinis. No lo puedo creer. Muero por verlas y verlos. Estoy emocionada. Hagan sus pedidos”.

Fue entonces que los internautas salieron al cruce de la modelo y criticaron el hecho de que su prenda más económica cuesta 45 dólares (más de 8.000 pesos) cada parte. Precio muy tanto elevado para la economía argentina. “Divinas, pero me gritó pobre en 120 idiomas”, “No da más de atrevida vendiendo una bikini que compró en Avellaneda... ¡a 100 dólares!”, fueron algunos de los comentarios que recibió su post.

Saliendo al cruce de dichas acusaciones, y haciendo frente a las opiniones en cuanto a su nuevo emprendimiento, Roitman se defendió y habló al respecto con Implacables, “se habla del precio porque es una empresa radicada afuera y sus precios son de Estados Unidos, pero el día que la traiga a Buenos Aires serán valores de Argentina”.

“Son precios relativamente caros o baratos depende de dónde viva y con qué moneda se maneje. Para mí los precios están bien para vivir allá y obviamente acá es otra la realidad. En su momento veré lo que hago si traigo la marca al país", agregó la modelo.

"Estoy feliz y más que nada por el mensaje que transmitimos con la marca. Las ventas van y vienen, hay veces que están mejor o peor, pero a mí lo que me interesa es algo más y poder transmitir en la vida de la gente con las bikinis", cerró Stefi quien afortunada en el trabajo lo es sobre todo en el amor, ya que se encuentra proyectando la boda con el hijo de Ricardo Montaner para el 2022.

"Son precios relativamente caros o baratos depende de dónde viva y con qué moneda se maneje. Para mí los precios están bien para vivir allá y obviamente acá es otra la realidad", reconoció la modelo.

Más información en paparazzi.com.ar

TEMAS

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig