El Papa Francisco mandó un Rosario en homenaje a Diego Maradona: lo recibió Claudia Villafañe – Revista Paparazzi

El Papa Francisco mandó un Rosario en homenaje a Diego Maradona: lo recibió Claudia Villafañe

El Sumo Pontífice acercó el símbolo cristiano a través del embajador ante Italia y le transmitió que rezó por el diez y su familia
INTERNACIONALES
INTERNACIONALES

La relación entre el Papa Francisco y Diego Maradona era de años. Incluso, el cariño del Sumo Pontífice viene de varias décadas atrás, cuando aún no se conocían… Conmovido por su partida, le hizo llegar a Claudia Villafañe un Rosario bendecido para que acompañe sus últimas horas de despedida.

Durante la madrugada, el representante de Dios en la tierra mantuvo una larga conversación con Roberto Carlés, embajador argentino en Italia, y reflexionaron sobre el lamentable fallecimiento del ídolo futbolístico. Entre otras cosas, Jorge Bergoglio le pidió que le acerque a la ex esposa de DT la “Sarta de cuentas” que se utiliza para rezar el Rosario en la religión católica. Y que le transmita algunas palabras en su nombre.

El Papa pidió transmitirle a Claudia Villafañe que había rezado por Maradona, que lo tuvo presente en los últimos días y que la súplica se hizo extensiva a la familia.

En las primeras horas del día, Carlés llegó a Casa Rosada y cumplió con el especial pedido del Papa. Aparte de entregarle el simbólo, le comentó a la mamá de Dalma y Gianinna algunos detalles de la charla que tuvo con Francisco.

EL CARIÑO ENTRE FRANCISCO Y DIEGO ERA ENTRAÑABLE.

Le dijo que Bergoglio había rezado mucho por Maradona y que lo había tenido presente en estos días. Y que, también, esa súplica a Dios, se la hizo extensiva para su familia.

LA BUENA RELACION DE MARADONA Y EL PAPA FRANCISCO

Francisco y Maradona tuvieron tres encuentros, después de que el ex cardenal asumió su rol en el Vaticano. Las reuniones fueron en tres años seguidos, durante el 2014, 2015 y 2016, y la relación fue entrañable… La admiración era mutua.

Francisco le hizo llegar a Villafañe un rosario para que acompañe la despedida de ídolo futbolero.

Diego lo quería mucho y para el Papa, futbolero de alma, no sólo era el deportista más importante de la noche sino que tenía un significado especial. En tiempos donde estaba instalado en Alemania, cumpliendo con sus obligaciones sacerdotales, el Mundial de 1986 fue uno de los motivos que lo hacía sentir cercano a su tierra natal. En ese campeonato el 10 alcanzó su máximo rendimiento, obteniendo la Copa del Mundo.

Y, a pesar de la soledad que supo sentir a miles y miles de kilómetros de distancia, ese triunfo fue un mimo a su corazón aunque, claro, al momento de la victoria aseguró haberse sentido “más solo que nunca” al no tener con quien compartir la alegría. Francisco es fútbolero de alma: en Buenos Aires, solía asistir a los encuentros de San Lorenzo Almagro, club del que es fanático. No debería llamar la atención: uno de los cuatro apodos del club (los otros tres son "Los Cuervos", "Los Azulgranas" y "Los Gauchos de Boedo") es "Los Santos".

Más información en paparazzi.com.ar

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig