Natalia Oreiro vendió una mansión que tiene más de 130 años – Revista Paparazzi

Cómo es la mansión que vendió Natalia Oreiro y fue de la familia Alvear: es de 1887 y tiene 480 metros cubiertos

Aparecieron fotos del interior de la emblemática propiedad que perteneció a la artista charrúa... y es un lujo.
TEVE
TEVE

Cuando la artista uruguaya tenía 21 años, allá por 1998, se instaló en Argentina… y lo hizo en esta emblemática propiedad, una de las más icónicas de Buenos Aires, ubicada en Palermo, más precisamente en el pasaje Santa Rosa donde su calle se caracteriza por mantener aún los adoquines. 

Y si bien en 2016 Natalia Oreiro decidió ponerla a la venta y deshacerse de esa casa, hasta ese entonces vivió allí y fue bajo esas paredes que formó una familia junto a Ricardo Mollo, con quién se casó y tuvo su hijo Merlín Atahualpa. Un lugar que tiene y guarda historias.


Es que la mansión fue construida en 1887 y perteneció a la familia Alvear, pasando luego por otros dueños hasta llegar a manos de la actriz quien, durante su estadía, le fue aportando su impronta. A tal punto que, cargada de colores fuertes y detalles, la propiedad se ha convertido en un atractivo tanto para turistas como fanáticos de la cantante charrúa.

Contrastando con el resto de las viviendas de la cuadra, la ex casa de Oreiro cuenta con una fachada en mosaicos, principalmente blancos, y cada columna representa a un miembro de la casa. La artífice del mural es Graciela Barreto, profesora en La Plata, que estuvo ocho meses diseñando la pieza y cuatro fines de semana para su instalación contigua al portón.

¿Cómo es por dentro? Al atravesar el portón aparece un caballo multicolor que antecede  la puerta de ingreso a la casa. En cuanto a vegetación, la propia Oreiro armó un jardín que cuenta con palmeras, camelias en flor, álamos, un ginkgo biloba (el árbol que sobrevivió a la bomba de Hiroshima) y otras especies japonesas.

La propiedad fue contsruída en 1887 por la familia Alvear y cuenta con 480 metros cubiertos, una sala de ensayo, pisos originales, bar, pileta y jardín de invierno.

La propiedad en sí cuenta con 480 metros cubiertos, entre los cuales se encuentran tres dormitorios y cinco baños. Y a pesar de ya no vivir en ella y haberla vendido, Oreiro aún mantiene una sala de ensayo en un rincón del predio al cuál tiene acceso y le sigue perteneciendo a pesar de la transacción económica.

Los pisos de la mansión que construyeron los Alvear son de mármol blanco y negro, y el único lugar en el que se preservaron fue en ese hall de entrada. Además, según las fotos publicadas por La Nación, cuenta con un bar, un jardín de invierno, pileta y una escalera caracol en color turquesa gastado.

Según el nuevo propietario, para quedarse con la casa de Natalia hizo una estratégica jugada ya que hacía tiempo soñaba con vivir en ella. Como Oreiro y Mollo ya se encontraban negociando con otro comprador este se enteró que el otro interesado ofrecía US$50.000 menos de lo que pedían. Ahí fue cuando el actual propietario aprovechó la oportunidad y en 48 horas la compró al precio que se pedía.

Más información en paparazzi.com.ar

TEMAS

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig