El calvario de Juana Repetto por la salud dental de su hijo Toribio: «Me hacen sentir menos o una mentirosa» – Revista Paparazzi

El calvario de Juana Repetto por la salud dental de su hijo Toribio: "Me hacen sentir menos o una mentirosa"

Angustiada, la actriz reveló que los odontólogos no le creen cuando les cuenta que el nene no come golosinas.
TEVE
TEVE

Aunque está en "la dulce espera", hay una circunstancia que vuelve un poco amargo el tránsito de Juana Repetto por su segundo embarazo: Toribio, su primer hijo, sufre de caries "que no tienen que ver con la alimentación", según la actriz, una circunstancia que la ha llevado a confrontar con algunas odontólogas.

Repetto, que hace poco se casó con el ex Gran Hermano Sebastián Graviotto y espera un hijo con él, aprovechó la enorme llegada que tiene en las redes sociales para contar un tema que la tiene muy preocupada y también para pedir sugerencias a sus seguidores, previendo que algunos de ellos pasaron por la misma situación que la aqueja.

Juana, hija de Nico Repetto y de Reina Reech, publicó una foto del nene, de 4 años (¡¡Está gigante!!), donde se lo puede ver sonriente. Si bien la imagen es tierna y simpática, en la tira superior de los dientes se observa claramente como una de las piezas frontales está como manchadita.

TORIBIO ESTA GIGANTE Y HERMOSO. NO COME COLOSINAS, PERO LE SALEN CARIES.

"Caries que NO tienen que ver con la alimentación. Leo sus experiencias" quiso saber Repetto, y en cuestión de minutos empezó a recibir respuestas. La avalancha de testimonios provocó que la actriz también se abriera y que se produjera un interesante ida y vuelta.

"Muchos odontopediatras juzgan a las madres con hijos con dientes de estas características haciéndonos sentir lo menos (o una mentirosa, no me creían que no había probado jamás una golosina) y evidentemente no están del todo capacitados para diagnosticas estos casos" se quejó Juana en una de sus publicaciones.

LA CRUDA EXPERIENCIA DE JUANA EN SU CONTACTO CON LOS ODONTOPEDIATRAS DE TORIBIO.

Después, agregó que "la frutcuosa tiene azucar. La leche materna tiene glucosa. Y cada niño su genética y predisposición. Está mal que comen fruta? No! Todo lo contrario. Está mal que tomen teta? Nooo! Todo lo contrario, no hay nada mejor.También pueden comer 300 caramelos al día, no lavarse los dientes y que no les pase".

HASTA QUE DIO CON LA PROFESIONAL INDICADA, JUANA LO PASO BASTANTE MAL.

Juana, que pasa sus vacaciones en los Estados Unidos (primero fue la playa en Miami y ahora está esquiando en Colorado) manifestó que "Yo probé de todo. El gran acierto fue caer en una odontopediatra amorosa, que no juzga y acompaña. La realidad es que en mi experiencia no hay mucho por hacer cuando son tan pequeños más que higienizar muy bien para proteger los dientes sanos e inculcar el hábito del correcto lavado de dientes".

Más allá de toda la situación y del fastidio que tenía, Juana mostró consuelo porque "La buena noticia es lo que vienen leyendo. Los definitivos suelen estar perfectos". Mejor así.

Más información en paparazzi.com.ar

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig