La impactante experiencia de Teresa Calandra: “Estuve muerta por un casi un minuto y ahí vi a…” – Revista Paparazzi

La impactante experiencia de Teresa Calandra: “Estuve muerta por un casi un minuto y ahí vi a...”

La ex modelo relató en PH Podemos Hablar un tremendo episodio relacionado con el “más allá” que marcó su vida.
TEVE
TEVE

En 1998,Teresa Calandra vivió en carne propia una experiencia que la cambió para siempre. Porque ese año, durante casi un minuto, estuvo muerta, en el “más allá”, tras sufrir un síncope que primero pensó que había sido un desmayo y del que volvió gracias a su marido, que la reanimó.

La vivencia de Calandra fue tan fuerte, que el periodista Víctor Sueyro, que tiempo atrás había pasado por lo mismo y desde ese momento se convirtió en un referente en el tema, la invitó a contar su caso en la CNN e incluyó su relato en uno de sus libros.

"Yo venía de presentar un festival de Luis Miguel. Había estado en Puerto Madero y había tomado frío. Gonzalo, mi marido, me dijo 'tomate esta pastilla' para evitar el resfrío y me despierto a las seis de la mañana sintiéndome muy mal”, empezó a contar la ex modelo en PH Podemos Hablar.

"Yo sentí que me despegaba toda vestida de blanco y entraba a esa luz. Es difícil de explicar la sensación de felicidad, placer. Es algo de lo que no querés volver”.

“Voy despacio al baño. Me miraba en el espejo y vi como cuando a los televisores viejos se les va la señal. En ese momento me arrodillé y, con una voz que era un hilo, dije 'Gonzalo'. Nunca más supe nada", siguió.

Lo que la empresaria vio y sintió durante su “viaje” la llenó de esperanza: "Yo sentí que me despegaba toda vestida de blanco y entraba a la gracia de Dios, a esa luz. Es difícil de explicar la sensación de felicidad, placer. Es algo de lo que no querés volver”.

“Había una mano que me recibía: era la de mi primer ex marido que en ese momento estaba vivo. Había una luz y en el fondo un túnel", agregó Teresa, que regresó al plano terrenal porque su pareja pudo reaccionar como un paramédico.

"Mi marido me hizo respiración boca a boca, masajes cardíacos, me tuvo que abrir la boca porque yo ya estaba con un rictus totalmente dura y entumecida. Me acuerdo que solté esa mano, abrí los ojos al minuto y vi que lloraba y estaba desesperado. Le dije 'la próxima vez no me traigas' porque donde yo estuve nunca fui más feliz en mi vida", aseguró, y fue categórica al explicar por qué: “Tuve la gracia de Dios".

Más información en paparazzi.com.ar

TEMAS

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig