La increíble historia de Adriana Basualdo: trabajó en la tele y hoy cocina y vende pastas en Miami – Revista Paparazzi

La increíble historia de Adriana Basualdo: trabajó en la tele y hoy cocina y vende pastas en Miami

Adriana Basualdo dejó el éxito en la tele y se fue a vender pastas a Miami
Fue figura en Calabromas, Matrimonios y algo más, Polémica en el bar, De carne somos y Detective de señoras. Un hecho de inseguridad la llevó a irse.
TEVE
TEVE

Ninguno de los comensales que prueban sus delicias en la mansión donde pueden almorzar o cenar hasta 1.500 personas ni tampoco aquellos que disfrutan las pastas artesanales que produce y vende en una zona muy coqueta de Miami saben que detrás de esos manjares están las manos de una mujer que en la Argentina disfrutó de su cuarto de hora de popularidad cuando integró varios de los programas con más historia de nuestra tele.

Después de participar en Calabromas, Polémica en el bar y Matrimonios y algo más, Adriana Basualdo dejó todo y se fue a vivir (y a alegrar paladares) a los Estados Unidos.

Desde allí le contó su particular historia de vida a Liliana Podesta, que la entrevistó para La Nación. En realidad, cuando armó las valijas y se fue junto a su marido -un empresario del rubro de los muebles de madera- y los dos hijos del matrimonio, Yago y Syro, Adriana llevaba un buen tiempo alejada de los sets de grabación y de los estudios de televisión, de los que no guarda el mejor recuerdo.

"Estuve unos 12 años y en todos programas que fueron muy recordados. Yo estudiaba arte dramático en el conservatorio, y era amiga de Iliana Calabró. Un día me vio Juan Carlos Calabró y me dijo "te quiero conmigo en Calabromas". Así empecé" recordó Adriana desde el condado de Pembroke Pine, un lugar de casas bajas y calles arboladas que queda a menos de 50 kilómetros de la ciudad de Miami.

 

 

"En 2008 -continuó con el relato- yo ya no estaba en la tele, porque de manera paralela a ese trabajo hice carrera en el Banco de La Rioja, donde llegué a ser jefa de 5 sectores. Cuando me cansé de la televisión la dejé, y seguí con el banco. Pero en ese momento nos fuimos a vivir al campo, en Exaltación de la Cruz. A mi siempre me gustó la cocina y había estudiado para ser chef y además pastelera. Me puse un emprendimiento de sushi. Iba todo bien hasta que llegó la inseguridad".

"En la tele el trabajo era divertido y fácil, pero no puedo hablar bien de mucha gente, la verdad. Nunca tuve propuestas deshonestas, pero conocí mala gente que no querría cruzarme de nuevo".

Cuando dice "La inseguridad" se refiere a los tres robos que sufrieron. "El último fue el peor de todos. A mi hijo lo tuvieron 45 minutos con una pistola en la cabeza esperando que llegara mi marido. Esa misma noche decidimos irnos de la Argentina. Los chicos no querían saber nada, y les dijimos que podíamos volver. A los seis meses ya no querían saber nada. Hoy estamos todos muy acostumbrados. La vida es parecida a la que hacíamos en el campo. Vimos buscando seguridad física y económica, y las encontramos", le dijo a La Nación.

Con respecto a sus años en la tele, recuerdó que "era divertido y fácil, no me generaba estrés, pero no puedo hablar bien de mucha gente, la verdad. Durante doce años trabajé con todos y nunca tuve ninguna propuesta deshonesta, pero si conocí a mala gente que no querría volver a cruzarme" y lamentó lo que pasó con César Perry, fallecido tras una fallida explosión en Detective de señoras, una "sitcom" donde ella actuaba. "Eramos carne y uña. Me dijo que se iba para que lo operaran, y a las dos horas me llamaron para decirme que había fallecido. Fue muy cruel".

Más información en paparazzi.com.ar

TEMAS

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig