La triste infancia de Daniela de Gran Hermano: “Mi mamá no comía para…" – Revista Paparazzi

La triste infancia de Daniela de Gran Hermano: “Mi mamá no comía para…”

La participante de la casa más famosa del país contó detalles inéditos de su pasado.
TEVE
TEVE

Daniela abrió su corazón en Gran Hermano para contarle a las chicas lo difícil que fue su infancia. Sucede que desde que era muy pequeña sufrió por la separación de sus padres, los recursos con los que contaba su familia eran muy pocos y debió pelearla junto con su mamá para salir adelante.

Más allá de la cara que deseen mostrar dentro del reality, seguramente en la mayoría de los participantes, exista una historia de lucha y superación detrás. En esta ocasión le tocó a Daniela Celis sacarla a la luz para dar a conocer cómo fueron los años más difíciles de su vida antes de llegar a Gran Hermano.

"Cuando mi mamá se separa de mi papá, mi papá pierde su primer matrimonio y después tuvo otro matrimonio. Y si lo veía era una vez al mes, cinco minutos, cuando él le llevaba la plata a mi mamá porque de eso no me voy a quejar, nunca nos faltó un plato de comida gracias a mi viejo", comenzó contándole a Lucila, Romina y María Laura. 

Me faltó ese compartir, no sé. Un juego, ir a una plaza con mi viejo. Mi mamá se quedó sola conmigo, con mi hermana y con mi tía. Después pudo comprar un terreno. Todos los fines de semana yo iba con mi mamá y hacíamos el techo, las paredes”, reveló sobre qué es lo que hacían cuando tenían el día libre. 

Además, explicó cómo era que la afectaba a ella, teniendo en cuenta la edad que tenía, tener que transitar por eso: “Yo no quería que vayan mis amigas ni nadie a mi casa porque me daba vergüenza, me sentía mal. Hacía pis en un balde, ¿entendés?". 

Entre lágrimas y el abrazo de las chicas, Daniela tomaba fuerzas para seguir contándoles su historia debido a que se sentía cómoda con ellas por como la contenían. 

"De a poco fuimos avanzando y haciendo las cosas. No teníamos ayuda de nadie ni nada. Mi mamá dejó de comer, decía el famoso 'no tengo hambre' o 'yo no ceno de noche', toda mi vida. Y hoy lo entiendo", mencionó sobre el esfuerzo de su madre para que ella pueda comer. 

Por último, cerró explicando el dolor que la acompañó por varios años y que recién ahora entendió qué tanto la afecta: "Yo me enfermé un montón de veces y todo era relacionado con mi viejo porque yo sabía que hasta que yo no sane el dolor que tenía adentro o lo perdone, no iba a estar bien conmigo misma tampoco".

Más información en paparazzi.com.ar

TEMAS

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig