in

Sabrina Garciarena está angustiada porque su familia no conoce a su beba: “Pasaron casi dos meses, y nada”

La actriz transita su nueva maternidad con sensibles restricciones por la pandemia

En mayo, cuando parecía estar llegando el pico de la pandemia, Sabrina Garciarena fue mamá de Mía, su hermosa nena, que llegó al mundo en un contexto mundial especial por el Covid 19.

Superando los miedos y las dudas, y fiel al régimen que impone la naturaleza, la actriz dio a luz a la nueva integrante de la familia que supo formar con el conductor del Noticiero de la gente, Germán Paoloski.

Mamá de dos varones, Beltrán (6) y León (3), la actriz se encontró con una realidad impensada. Si bien toda la última parte de la gestación la transitó puertas adentro y sólo salía de su casa para hacerse estudios de control, nunca imaginó lo que vendría.

Ya pasaron las primeras semanas de vida de su princesa, y a consecuencia del Aislamiento social preventivo y obligatorio, su familia aún no pudo conocer a la pequeña, y el paso del tiempo se hace “cuesta arriba”.

“Hoy por hoy, todos escuchamos de algún conocido o sabemos de alguien que está contagiado pero cuando estaba por tener, no”, recordó la actriz.

“Para mi la videollamada es muy invasiva porque atendés y por ahí estás dando la teta o en pijama y te ven todos”, se sinceró la actriz.

“Nosotros teníamos más o menos 40 días de encierro, nos internamos en el Otamendi y todavía no había casos ahí… estaba un poco más tranquila. Quizás si me hubiera tocado parir ahora, sería diferente” reconoció Sabrina.

La beba demanda mucha energía pero también tengo dos hijos chiquitos y tienen todo el tema del colegio. Sumado a eso, Germán está haciendo el noticiero en casa y soy su maquilladora, iluminadora, sonidista y demás… ¡es agotador!”, se sinceró Garciarena.

SABRINA Y GERMAN CON LA PEQUEÑA DE LA CASA, MIA, SU PRIMERA HIJA MUJER.

INEVITABLE

Sin duda, lo que más “padece” Sabrina de esta etapa es que sus seres queridos no pueden compartir estos primeros tiempos con la beba. “Pasaron casi dos meses y no la conoce nadie. Para colmo, los primeros días me había agarrado una cosa de no querer acercarme al teléfono…”, confesó.

“Nosotros somos 5 hermanos y me llamaban todo el tiempo al igual que mi mamá. Para mi la videollamada es muy invasiva porque atendés y por ahí estás dando la teta o en pijama y te ven todos. Ahora ya me relajé”, compartió.

“No me importa el cansancio ni nada porque es una época en la que te necesitan, dura poco y yo me entrego”, confesó Sabrina

Cuando tengo un bebé, lo doy todo. Es cierto que con León, que fue el primero, las cosas me costaron y con Beltrán fueron más fáciles. Pero cada bebé es distinto y las cosas cambian mucho”.

“Pero la verdad es que no me importa el cansancio ni nada porque es una época en la que te necesitan, dura poco y yo me entrego”, contó en un vivo con su amiga Carolina Oltra.

Comentarios